El mar se come a la playa Villa Rica y ahuyenta a visitantes

Comparte

Juan David Castilla

El mar ha ganado terreno nuevamente en la playa Villa Rica, municipio de Actopan, donde dicha situación continúa afectando económicamente a los palaperos y pescadores de la zona.

Los comerciantes recordaron que, en años anteriores, el agua arrasó con sus palapas, construidas con techos de palma y estructuras de madera; también se llevó casas.

Por ese motivo, el año pasado, las autoridades y los pobladores decidieron construir una escollera para impedir que el mar continuara “comiéndose” la zona de playa.

Sin embargo, esta situación ha resultado perjudicial para la actividad turística y económica de la localidad, ubicada en la zona costera central de la entidad, ingresando por la carretera federal 180 Cardel-Nautla, mejor conocida como la “Costera del Golfo”.

Los lugareños comentaron que cuando inició la pandemia del SARS-COV-2 (COVID-19), a finales de marzo de 2020, sus ventas cayeron casi 100 por ciento, debido a que, por disposición oficial, la playa fue cerrada a los turistas durante varios meses, para evitar aglomeraciones y la propagación de la enfermedad.

En fines de semana pasados, se ha observado la llegada de turistas a la playa mencionada; sin embargo, la derrama económica para los palaperos continúa siendo mínima.

En el sitio, anteriormente se recibía a turistas de Alemania, España, Brasil, Francia y de distintos puntos de la entidad o del país.

Aunque recientemente la playa Villa Rica ha permanecido abierta al pueblo, se ha recibido a pocos turistas nacionales, lo que se ve reflejado en las cabañas vacías, mismas que se rentan a 400 pesos la noche.


Comparte