La vendedora de alcatraces, atracción turística de Misantla

Comparte

Francisco De Luna /
Misantla, Ver.-“La vendedora de alcatraces” es una catrina monumental que se erige en el corazón de Misantla, municipio ubicado al norte del estado de Veracruz.
Aquí, el pueblo está listo para la celebración de “Todos Santos”. Y para esperar a los turistas quienes como desde hace cuatro años, son atraídos por la “muerte” colorida en esta región del Totonacapan.
Desde varios puntos de este pueblo, se puede observar la obra de arte que este año luce un largo vestido de color azul ataviada de flores; una blusa rojiza, sus trenzas de cuatro colores.
Ella carga una canasta con las flores de alcatraz en color blanco que rebasan la altura del cráneo, tal y como se observa desde la plaza de la Concordia, que es donde está construida.
Su creador, el artista Martín Eugenio Rodríguez, contó que la catrina mide casi 30 metros de alto y pesa aproximadamente ocho toneladas.
También se utilizaron 400 metros de tela para vestirla. Representa a una mujer indígena que va a la plaza a vender las flores.
“Hace cuatro años en el Ayuntamiento nos invitaron hacer una catrina, pero no pensábamos hacerla tan gigante. Está hecha sobre una asta bandera. El año pasado midió 25 metros”, dijo durante la entrevista en Misantla.
Por su tamaño, hace dos años por los fuertes vientos fue derribado el cráneo y parte del cuello.
Alrededor de la asta formaron el vestido, las manos y el cráneo. Se apoyan con una grúa para alcanzar y hacer los detalles, para esta pesada imagen que a decir de los pobladores podría ser la más grande del país.
“Hay gente que viene especialmente a ver a la catrina de Misantla, sabemos que es de las más grandes de la República Mexicana y más hermosa que tenemos. Quien la diseña es una persona muy detallista y han hecho que Misantla sea más conocida”.
Fueron 12 personas las que sumaron esfuerzos para poder crear a la vendedora de alcatraces. Fueron maniobras durante todo un mes y buscan romper el record Guinnes, pero no lograron reunir los 500 mil pesos para la certificación.


Comparte