El 50% de pacientes delicados por COVID-19 desarrolla lesión renal aguda

Comparte

Juan David Castilla

En la República Mexicana, más del 50 por ciento de los pacientes en estado crítico por SARS-COV-2 (COVID-19) desarrollaron una lesión renal aguda (LRA) y un alto porcentaje de ellos requerirá terapia de remplazo renal.

Dicha lesión es un deterioro rápido y repentino de la capacidad de los riñones para cumplir sus funciones, mismos que eliminan los desperdicios de la sangre y el exceso de agua (en forma de orina) y ayudan a mantener el equilibrio de sustancias químicas, como sodio, potasio y calcio, en el cuerpo.

Su incidencia en pacientes hospitalizados puede ser hasta del 20 por ciento, pero incrementa hasta el 60 por ciento en quienes ingresan a una Unidad de Cuidados Intensivos.

Se asocia con una mortalidad de entre el 50 y el 70 por ciento; sin embargo, las personas con lesión renal aguda, que son atendidas de forma oportuna, pueden recuperar totalmente su función renal.

En una investigación que se realizó de marzo de 2020 a enero de 2021, en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, la LRA fue detectada en más del 35 por ciento de los pacientes con COVID-19 hospitalizados en áreas no críticas.

Por otra parte, en los casos severos, el COVID-19 puede provocar las llamadas tormentas de citoquinas, mismas que ocurren cuando altos niveles de mediadores inflamatorios circulan en la sangre como una reacción inmune al virus.

El Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) estima que alrededor de 6.2 millones de mexicanos con diabetes tienen insuficiencia renal en sus distintas etapas, sin que necesariamente todos ellos sepan que la padecen.


Comparte