Calaveras y caricaturistas

Comparte

Crédito: Marlen Gutiérrez

 

Flores, periodismo, chocolate, pan de muerto y coloridas catrinas que salían de todos lados, así comenzó la expo caricatura.

 

Hace lógica que la Fiesta de Muertos se fusionara con la caricatura política, ya que el humor es parte fundamental de esta festividad. En estas fechas, la parca nos recuerda la fugacidad de nuestro paso por la vida, y en el papel, con las tradicionales calaveras literarias, acompañadas de ingeniosos dibujos, aprovecha para llevarse a funcionarios, políticos y periodistas, a todos por igual.

 

El escenario de este ambiente festivo fue la esquina de la avenida Xalapa con la Primero de Mayo, zona que parecía el mismísimo Mictlan, pero por la delincuencia, aunque transformada para la ocasión, se convirtió en una carretera de cempasúchil, custodiada por calaveras y caricaturas.

 

Con éxito se llevó a cabo la intervención del espacio público, gestionada por la organizadora principal del evento, la revista Fundamentos, para que la expo se realizara al aire libre, siguiendo las medidas sanitarias.

 

En el lugar, la pandilla del caricaturismo, integrada por Jobín, Nicanor, FM, Tlacuilo y Beto Gato, promocionada en días previos al ritmo de Los Fabulosos Cadillac, gozaba el encuentro, mientras explicaban a los asistentes cómo hicieron el trazo de ahí y el de allá.

 

No faltó el despistado que les pedía echarse un bailecito o tocar alguna canción, pero todo quedó en chascarrillos.

 

Sin mucho protocolo, la inauguración transcurrió apresurada, para dar paso a lo que todos esperaban: departir y platicar con los suyos; o simplemente disfrutar del primer encuentro entre colegas desde que iniciaron las medidas de aislamiento.

 

Entre los asistentes, se pudo ver al Coordinador de Comunicación Social de Gobierno del Estado, Iván Joseph Luna, con la sencillez que lo caracteriza, honrando a las tradiciones con chocolate en mano.

 

Luego de tres tandas de bossa nova y jazz, Nicanor proclamó el espacio como el Jardín de la Caricatura, propuesta que gustó y convenció a quienes la escucharon.

 

La circulación por la expo incitaba a detenerse para admirar la ofrenda al periodista, el altar que destacó a quienes han dejado huella e hicieron escuela en el oficio. Es decir, el único ruido salió de la consola que se instaló detrás de la ofrenda.

 

Vívido y fraterno fue el festejo que concretó la revista Fundamentos y la Sociedad Veracruzana de Caricaturistas, iniciativa auténtica, sin financiamiento político, que sin duda, sumará al rescate de las tradiciones y a la organización del gremio.

 


Comparte