Al pie de la letra

Comparte

SERGIO GUTIÉRREZ: ¿YA ‘BAILÓ’?

 

Raymundo Jiménez

Si de por sí el minatitleco Sergio Gutiérrez Luna tiene muy pocas posibilidades de ser el candidato de Morena a la gubernatura de Veracruz en 2024, ahora, después del escándalo detonado por una fastuosa boda a la que asistió como invitado este sábado en Guatemala, la aspiración del presidente de la mesa directiva de la Cámara de Diputados de relevar dentro de tres años al gobernador Cuitláhuac García debió perder vuelo tras la virulenta reacción del presidente Andrés Manuel López Obrador y de su virtual sucesora, la Jefa de Gobierno de CDMX, Claudia Sheinbaum, quien sin miramientos cesó de manera fulminante a su secretaria de Turismo, Paola Félix Díaz, la cual asistió a ese mismo festejo en un avión privado arrendado por un empresario periodístico mal visto en Palacio Nacional.

Y es que en la conferencia mañanera de este lunes, el mandatario calificó como “incorrecta”, la ostentosa boda del titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda, Santiago Nieto Castillo, con la consejera electoral del INE, Carla Humphrey, en el municipio guatemalteco de La Antigua.

“No es correcto porque el servidor público tiene que evitar ese tipo de situaciones, yo por eso no voy a eventos sociales”, afirmó el tabasqueño, quien seguramente lo dijo por otra vergonzosa experiencia similar a ésta ocurrida hace tres años: la faraónica boda de César Yáñez, quien desde 1996 y hasta ese entonces era su más cercano colaborador, el cual contrajo nupcias con la exitosa empresaria Dulce Silva el 29 de septiembre en Puebla, 52 días antes de que López Obrador asumiera constitucionalmente la Presidencia de la República.

La fiesta matrimonial fue muy criticada porque además de la asistencia de 600 invitados a la cena en la que se sirvió langosta, espárragos, filete de res en salsa Bordalesa y postres variados, y de ser amenizada por “Los Ángeles Azules”, uno de los grupos musicales más populares de América Latina, cinco días después, el 4 de octubre, fue reseñada en 19 páginas de la revista de cotilleo “Hola”, de las más elitistas y famosas del mundo, en la que se destacaba que la flamante esposa del colaborador de AMLO había utilizado tres vestidos diseñados especialmente para la ceremonia, que el salón de fiestas fue adornado con miles de rosas y que el testigo principal del enlace civil fue el presidente electo, cuya fotografía con su esposa Beatriz Gutiérrez Müller fue resaltada en un recuadro en la portada.

En los días siguientes los medios locales publicaron los detalles de la ceremonia, los platillos que degustaron, la presencia de gobernadores en funciones y recién electos así como de futuros funcionarios, cuestionando también la vigilancia policíaca del evento. Y en redes sociales hubo críticas al contraste de la lujosa ceremonia con la prometida austeridad republicana de la administración obradorista que estaba por iniciar.

“Por eso recomendarles a los servidores públicos que actúen con moderación, austeridad y que sigan el ejemplo del ex presidente de México Benito Juárez, que decía que el servidor público debería aprender a vivir en la justa medianía”, respondió este lunes López Obrador sobre el festejo matrimonial del titular de la UIF de la Secretaría de Hacienda.

Comentó que él rechazó la invitación a las nupcias de su colaborador porque está muy ocupado. “Si fui invitado pero yo no puedo porque tengo muchas ocupaciones y además no acostumbro a hacerlo”, puntualizando que sólo sale a comer o a cenar con su esposa Beatriz Gutiérrez en la fecha de su cumpleaños.

Sobre el decomiso de los 35 mil dólares al grupo de invitados que viajaron en una aeronave privada y que le costó el cargo a la ex secretaria de Turismo de la Ciudad de México, Paola Félix Díaz, el presidente López Obrador dijo: “Según leí, el dinero que decomisaron o que llevó a abrir una investigación en Guatemala, era un dinero que llevaba el director de El Universal, Juan Francisco Ealy Ortiz, 35 mil dólares que vienen siendo como 700 mil pesos, él llevaba ese dinero y por eso la detención”.

Enseguida, agregó: “A veces esto no se dice, por eso lo subrayo, pero se trata de un particular, un invitado que llevaba este dinero que pues es mucho, 35 mil dólares, si pensamos en lo que gana un trabajador o lo que es el salario mínimo, incluso hasta lo que gana el Presidente de México, son seis meses de mi sueldo y eso que gano bien”.

Por ello, calificó el hecho de la boda de Santiago Nieto es un asunto escandaloso porque aun cuando se trata de un acto privado los asuntos públicos en México cada vez son más públicos. “Antes no se conocía nada, había mucha ostentación y derroche pero todo se silenciaba y ahora no”, remarcó.

Y vaya que tiene razón el Jefe del Ejecutivo federal, pues este mismo lunes la vicecoordinadora del grupo legislativo del PAN en el Senado, Kenia López, demandó que se aclare qué funcionarios y cómo viajaron a la boda de Santiago Nieto y Carla Humphrey.

¿El diputado federal oriundo de Minatitlán, Sergio Gutiérrez Luna, que aspira a la gubernatura de Veracruz –y que no viajó en el avión privado del dueño de El Universal–, lo hizo con cargo a su bolsillo personal o usó viáticos de la Cámara baja del Congreso de la Unión para su vuelo y estancia en Guatemala, donde asistió a un evento que no era público ni oficial?


Comparte