Festival de Teatro Universitario tuvo más público con la virtualidad

Comparte

Redacción Hora Cero

En 1993, siendo estudiante de la Facultad de Contaduría y Administración, Dulce Mónica Melgoza Cid participó por primera vez en el Festival de Teatro Universitario (FTU) de la Universidad Veracruzana (UV). Su gusto escaló a grado tal que optó por cursar también la Licenciatura en Teatro y a la fecha tiene su vida dedicada a esta bella arte. 

La edición 30 del FTU se desarrolla en versión virtual del 5 al 13 de noviembre. Las funciones se transmiten a través de Facebook Live en la página Festival de Teatro Universitario UV-Oficial (@festivaldeteatrouv). 

A propósito de estos días, la académica de teatro en el Taller Libre de Artes y en la Licenciatura de la Enseñanza de las Artes, región Veracruz de la UV, compartió su testimonio como participante del FTU. No recuerda si es el octavo o noveno festival en el que participa, “el caso es que ya soy cliente frecuente”, dijo entusiasmada. 

En ediciones del FTU ha sido actriz y hasta directora. La del año pasado y la presente las vive en versión virtual, en aras de abonar a que la tradición continúe, pero les ha resultado mejor, porque han visto ampliar su espectro. 

Opinó que la versión virtual ha expandido las posibilidades para que interrelacione comunidad académica, alumnado y quienes han egresado, y les ha permitido incluir a otras instituciones educativas nacionales y extranjeras.  

Aún más, la virtualidad “abre un campo de experimentación para el teatro”, toda vez que, al menos en su experiencia, no ha dejado de existir la construcción de un personaje, el análisis de un texto. 

En esta edición participó el sábado 6 de noviembre como parte de la Compañía Nacional de Teatro Universitario, con una transmisión en vivo de El viaje de los cantores, cuya dirección fue de Pablo Parga. 

En la clausura del FTU se presentará como parte del elenco de la obra Las verdades, bajo la dirección de Roberto Benítez. Se trata de una adaptación del cuento japonés En el bosque (Ryunosuke Akutagawa, 1922). En la historia desarrolla dos personajes: la madre y una médium que le da vida a un hombre. 

También es parte del equipo mexicano que participa en el Primer Rally Teatral Universitario México-Chile-México, que se desarrolla en el marco del 30 FTU, y cuyos productos serán exhibidos también en la clausura de éste, sobre lo cual pudo adelantar que uno de los retos ha sido cómo resolver en poco tiempo una solicitud de algo creativo, grabarlo y editarlo.

Lo que el teatro le ha dejado
En 1993, Dulce Mónica Melgoza era estudiante e integrante de CAP Teatro de la Facultad de Contaduría (en alusión a Capital Activo Pasivo, y hasta la fecha se mantiene el nombre, para recordar dónde fueron los inicios de éste). 

Varias son las remembranzas que atesora de estos festivales: “Un recuerdo muy bonito es que en una de estas participaciones estuvimos dos actores –que después de estudiar Contaduría entramos a la Facultad de Teatro–, Gustavo Fox y yo. La obra se llamó Náufragos en el parque de atracciones, pero en aquel entonces no había categorías, es decir, participaban ‘parejo’ los de Arquitectura, Derecho, Contaduría y Teatro”. 

Fue en 1998 y pese a que no había distinciones entre quienes estudiaban Teatro y la comunidad amateur, ella ganó el premio como mejor actriz y su compañero ganó como mejor director. 

“Cada Festival de Teatro Universitario es un reto, cada uno es una invitación maravillosa a poder estar en un escenario, con toda la maquinaria teatral que uno sueña: una cabina de sonido, luces que lo acompañan. Es una gran experiencia”, añadió entusiasmada. 

Con el paso de los años y con más de 100 montajes en su trayectoria artística, hay algo especial que el teatro le ha hecho saber a Melgoza Cid: “Para los actores siempre hay espacio. Mientras funcionemos mentalmente, siempre habrá un espacio. Ahora ya me toca ser la madre (Las verdades), más adelante seré la abuela, pero siempre habrá un espacio para mí, eso es muy grato”. 

La académica y actriz también aprovechó la ocasión para invitar a la comunidad estudiantil de la UV a que participen en venideras ediciones del FTU, sin importar el programa educativo que estudien. 

“Si el teatro presenta una síntesis de toda la complejidad del ser humano, hacer teatro invita a asomarnos a nosotros mismos, conocer cuáles son nuestros miedos y sueños, cuáles son nuestras emociones. Quizá, les digo, sea la primera, única y última vez en su vida que hagan teatro, así que disfrútenlo. El festival puede ser una experiencia que se viva una vez, pero hay que disfrutarla, es un gran regalo de vida.” 


Comparte