Esténtor Político

Comparte

La campaña de Sheinbaum y el olvido de la CDMX
 
Miguel Ángel Casique Olivos
La jefa de Gobierno de la Ciudad de México (CDMX), Claudia Sheinbaum, ha comenzado su gira de campaña con el pretexto de dar a conocer lo que “ella a hecho en la capital del país”. Busca, de cierta manera, ganar (muy adelantadamente) simpatizantes para las elecciones de 2024 y, así, dar un paso adelante a sus contrincantes Marcelo Ebrard y Ricardo Monreal.
 
Envuelta en múltiples especulaciones, y vaya que ella se lo cree, de ser la favorita del presidente López Obrador, piensa que ya está reafirmado y que es la «corcholata» preferida a la que ya le pusieron el dedo desde Palacio Nacional. Sin embargo, lo que ella tanto presume es la otra imagen de la CDMX, una que no existe pero que quiere que salga a la luz; la otra, la esconde y la ignora, esa que tienen inseguridad, violencia, falta de apoyos a vivienda, etc.
 
La llegada de Martí Batres al gobierno fue la oportunidad perfecta para que ella se deslinde de su cargo para ocuparse en la supuesta encomienda de AMLO. Y vaya que hemos visto el actuar del ahora secretario de Gobierno, una actitud porríl, sin diálogo y con uso de la fuerza pública para atemorizar a quienes se atrevan a contradecir las decisiones de Sheinbaum o quienes se atrevan a protestar contra ella o contra su jefe político; por ejemplo, cuando hace unos días trabajadores de la salud de Oaxaca, que fueron despedidos, vinieron a exigir a AMLO que les regrese su empleo, la “elegante recepción” fue ni más ni menos que con la policía capitalina.
 
Otro ejemplo fue el enfrentamiento en el Congreso Local de la capital que dejó varios heridos, entre ellos la alcaldesa Lía Limón y Sandra Cuevas (parte del bloque opositor de alcaldes) que duramente han criticado a la jefa de Gobierno por su negativa a trabajar con ellos y los recortes presupuestales para cada una de las alcaldías, lo demuestra.
 
En su comparecencia de Batres, en el mismo Congreso, con motivo del tercer informe de gobierno de Sheinbaum, declaró que va contra los vendedores ambulantes del Metro, por lo que enviará en los próximos días una iniciativa para que se avalé. El golpe va contra quienes deben salir a trabajar para comer, tras una pandemia que ha dejado sin empleo a muchos capitalinos y que la 4T de la CDMX, en lugar de buscar opciones de empleo, se apresta a reprimirlos legalmente.
 
El semáforo verde, que existe sólo en la cabeza de Sheinbaum y AMLO, que fue declarado hace poco más de un mes tiene tintes políticos. No hay casualidad en la necesidad de reabrir los espacios y que la gente salga y acompañe la campaña. Además de que no hay un control de la pandemia sino pura intensión de ganar simpatizantes por adelantado para el 2024.
 
Y mientras todo esto pasa en el corazón de México, la mandataria olvida que la Ciudad de México no solo es el centro, sino también una de las zonas más marginadas que aún carece de los servicios más elementales. La puesta en marcha de su maquinaria electoral no es más que dinero público tirado disfrazado de pretexto para comprar la conciencia de los capitalinos, aunque estos tengan que aceptar a cualquier costo por la necesidad que ha generado la terrible pandemia del Covid-19.
 
La preocupación y el descontento que hay se deja ver en la desaprobación que exige que Sheinbaum se ponga a trabajar y olvide, por lo pronto, sus aspiraciones presidenciales. Porque lo que sí hay en la metrópoli es un caos y la falta de rumbo de un gobierno sólido, la creciente ola de violencia se apodera de la ciudad, la falta de presupuesto impide su desarrollo, margina y empobrece a sus habitantes. Repartir apoyos, siguiendo el ejemplo de Obrador, no mejorará el problema de raíz.
 
Sheinbaum y Batres saben que perder el poder y control en la capital es prácticamente perder el legado de AMLO y cortar con la política de la 4T. Y como mexicanos que hemos sobrevivido en sus malas decisiones, necesitamos el voto popular para sacarlos, de lo contrario, el olvido y la marginación seguirán siendo el legado con daños colaterales para los mexicanos que viven en el centro de la nación.
 
Por lo pronto, este martes, Armando Zúñiga Salinas, líder del Centro Empresarial aseguró que la Ciudad de México está rezagada en recuperación económica con respecto a otras entidades del país; incluso por debajo de Jalisco, Querétaro y El Estado de México. Según el líder empresarial, si la situación persiste, la CDMX, esa que tanto quiere presumir Sheinbaum en sus giras por el interior del país, estaría condenada a recuperar los niveles del Producto Interno Bruto que se tenían en el 2018 hasta dentro de tres años.
 
El mensaje para la jefa de gobierno fue claro: «aún no es tiempo de futurismos y de discursos triunfalistas, habiendo tantos y tantos retos en el escenario de la competitividad de la Capital»; el líder empresarial hizo un llamado para que el Gobierno de la Ciudad morenista enfoque toda su atención en resolver los problemas de la ciudad de México. Pero, para el mal entendedor (como sin duda es Sheinbaum) la realidad que viven los citadinos y los reclamos sociales no significan nada. Por el momento, querido lector, es todo.

Por el momento, es todo.

Comparte