En la mira

Comparte

Torre Centro, la torre encantada

 

Silverio Quevedo Elox

Una vez más la Torre Centro se llevó al terreno mediático, y ahora, porque según el Procurador del Medio Ambiente, Sergio Rodríguez, se presentó una denuncia en la Fiscalía anticorrupción contra ex funcionarios municipales que autorizaron el inicio del proyecto desde hace al menos cuatro años.

Y es que de acuerdo a los señalamientos del funcionario fue en la administración del priista, Ramón Poo, periodo antes del actual mandato panista de Fernando Yunes, cuando el ayuntamiento le dio el visto bueno al proyecto de la llamada Torre Centro, que ha sido objeto de críticas y señalamientos por parte del presidente Andrés Manuel López Obrador por su excedida altura y su diseño arquitectónico discordante con el centro histórico de Veracruz.

Esto al violar la Ley ya que se le otorgaron los permisos sin el Manifiesto de Impacto Ambiental y al permitirle el proyecto de más de seis pisos y en cambio, hacer la construcción de 23 niveles.

Lo cierto es que con esta nueva arista, salida de la Procuraduría del Medio ambiente y con todo lo que precede al tema, ya se volvió una telenovela, y este melodrama continúa, con clausuras y reaperturas, señalamientos de corrupción –incluso del gobernador Cuitláhuac García hacia jueces que emiten amparo a los propietarios- y al final, la obra continúa intacta y parece que así seguirá.

De tal forma, que se cree que esto significa que lo que se está dando en forma estratégica, es ganar tiempo por parte de los funcionarios y de las actuales administraciones municipal y estatal, para que el conflicto legal siga su curso y en nuevos gobiernos se resuelva de manera política. Pero al final, no tocar la edificación por lo que esto representa y buscar, como ahora parece, un chivo expiatorio, en los funcionarios municipales del priismo con Poo.

No hay pues, una determinación para cancelar por completa dicha torre, en la que intervienen colores partidistas y apellidos de familias, vínculos entre grupos políticos que son quienes tienen sus intereses millonarios metidos en dicho proyecto inmobiliario.

Incluso, trascendió este jueves, que los trabajos de construcción continúan en su interior, a pesar de la clausura, pues existe una entrada alterna, debido a que al lado de la famosa torre, se construye un estacionamiento que permite acceso al edificio, por lo que las “clausuras” y sellos en las puertas principales no son más que una tomadura de pelo e ignorados por los propietarios.

 

MUY EN CORTO

Se aleja Sergio Gutiérrez de AMLO

Parafraseando la letra de una canción de José Alfredo Jiménez la distancia entre el presidente de la Mesa Directiva en la Cámara Federal de Diputados, Sergio Gutiérrez Luna y el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, es cada día más grande.

De por si el tabasqueño dijo en su momento en una tradicional conferencia de prensa mañanera no conocer al actual dirigente del poder legislativo en México.

“Seguramente lo he visto pero no lo identifico bien; si conozco a la dirigente de la Cámara de Senadores, a la doctora Olga Sánchez Cordero, pero al de la cámara de diputados no lo conozco”, dijo el mandatario nacional en aquella ocasión.

Después de esa “desconocida” el minatitleco ha hecho muy poco por intentar congraciarse con el primer morenista de este país y por el contrario se ha reunido con sus adversarios políticos.

Un ejemplo es que concedió una entrevista a uno de los enemigos que tiene el ejecutivo federal y la Cuarta Transformación como es el periodista Carlos Loret de Mola y su medio de comunicación Latinus.

Luego las malas lenguas juran y perjuran que asistió a la fastuosa boda celebrada en Guatemala del hoy ex titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, Santiago Nieto, con la consejera electoral Carla Humphrey, fiesta que fue calificada como incorrecta por Ya Saben Quien y que le costó el cargo al novio.

De manera que Sergio Gutiérrez Luna, quien ya reconoció que si quiere ser gobernador de Veracruz, olvida que en cualquier sistema democrático es imposible aspirar a una candidatura cuando no haces política al lado del líder moral de tu partido.


Comparte