Comparte

A punto de terminar su gestión, saliendo como uno de los alcaldes peor evaluados que ha tenido Xalapa, el morenista Hipólito Rodríguez dejará a Ricardo Ahued, sucesor en el cargo, una herencia de más de 100 obras inconclusas.

Heredará, además, una ciudad llena de baches y con problemas en prácticamente todas las áreas de gobierno y servicios. Triste papel el realizado por el académico de la UV, que sólo sirvió como mal ejemplo para las futuras autoridades municipales veracruzanas.


Comparte