Activistas frenan construcción de 14 presas hidroeléctricas en Veracruz

Comparte

Juan David Castilla

Ambientalistas frenaron la construcción de 14 presas hidroeléctricas “derivadoras” en el estado de Veracruz, ante los daños ecológicos que estos proyectos representan.

De acuerdo con René Belín Capitaine, presidente del Consejo de la Alianza de Comunidades en Defensa de la Cuenca del Río Nautla y Tecolutla, los activistas participaron en el movimiento de resistencia civil para detener el proyecto en el río Los Pescados, municipio de Jalcomulco.

Las hidroeléctricas “derivadoras” consisten en la construcción de una cortina sobre el cauce del río, para posteriormente mandar el agua a un embalse y conducirla por tubería varios kilómetros hasta concentrarse en una casa de máquinas con turbina.

“El problema de todo esto es que destruyen la naturaleza a lo largo de todo el trayecto de la tubería, que son laderas, escarban 20 metros de ancho para poderla enterrar, esos lugares van a quedar de camino de acceso para llegar hasta la casa de máquinas, también el acceso a las hidroeléctricas, hay una perdida irreversible de bosques ahí”.

Añadió que al retener el agua, los ríos tienen a secarse. Además, resulta grave la cantidad de lodo que deben extraer para introducir la tubería, dañando a las galerías filtrantes y los suministros de agua tomados del río.

“En nuestro caso, el municipio de Tlapacoyan toma el agua del túnel totoapan, fácilmente con lodo se tapa”.

Belín Capitaine señaló que empresas extranjeras pretenden concretar un proyecto para la construcción de una presa hidroeléctrica “derivadora” en la cuenca del río Nautla y Tecolutla.

En el año 2018, se detectaron tres autorizaciones para la ejecución de esos proyectos, por lo que fue interpuesta una controversia constitucional y se logró “echarlas abajo”; sin embargo, cambiaron nombre al proyecto e ingresaron la documentación en busca de los permisos.

Por ese motivo, los ambientalistas tramitaron un amparo, pero la lucha legal se ha prolongado durante varios años y aún no hay un resolutivo judicial al respecto.

En todo el país hay 513 presas hidroeléctricas “derivadoras” planeadas, mientras que en Veracruz, en los límites con la Sierra norte de Puebla, hay 212 proyectos de este tipo.

En el río Bobos pretenden construir 24 hidroeléctricas, en el río Tecolutla hay 17 y en el río Misantla un total de siete.

“Es muy fuerte el daño que se tendría, en otros países este tipo de hidroeléctricas derivadoras ha acabado prácticamente cercando los ríos, porque los destruye, los desmenuza. Imagínese que te sacan una vena de aquí y te la conectan en el brazo, este trayecto del antebrazo va a quedar seco, sin el siniestro del agua que es tan importante para su vitalidad”, remató.


Comparte