La vuelta a Veracruz en un teclazo

Comparte

Las comparecencias y el vestido del Emperador

 

Yamiri Rodríguez Madrid

Iniciaron las comparecencias de los secretarios de despacho con motivo de la glosa del tercer informe de Cuitláhuac García Jiménez y, el encargado de inaugurar el banquillo, fue el secretario de Gobierno, Eric Patrocinio Cisneros Burgos.

Bastante insípida esta primera, como ya se preveía, dada la mayoría aplastante de Morena en la nueva legislatura. De no ser por las preguntas de la oposición, del PRI, pues los panistas no se pararon por ahí, casi casi se hubiera convertido en un ensalzamiento continuo del funcionario. Llevar a un Secretario a comparecer para preguntarle en qué lenguas se traducen las acciones es estéril. Mejor que le manden un WhatsApp y le pregunten. Muy mal se vieron los morenistas.

Hay que reconocerle al cuenqueño que es de los pocos funcionarios que tiene un cúmulo de trabajo, a la par de que los bloqueos de calles en la capital del estado ya es cosa de pasado, lo mismo que las tomas constantes de los palacios municipales. Es decir, ha cumplido con su chamba y tiene rato haciendo también parte de la Secretaría de Turismo y de algunos ayuntamientos, como Xalapa, con buenos resultados.

¿Sus pendientes? La necedad de nombrar a una directora del Instituto Veracruzano de las Mujeres, en estos tres años, en un estado que ocupa los primeros lugares en feminicidios, tema que fue cuestionado por la diputada local priista Arianna Ángeles Aguirre.  En ese ejercicio, la coordinadora de la bancada del PRI en el Congreso Local, la diputada local Anilú Ingram Vallines ventiló las quejas que han llegado a la comisión que preside, la de Derechos Humanos y Atención a grupos Vulnerables, sobre presunto acoso sexual al interior de la dependencia, a lo que el funcionario respondió que analizaría la tarjeta que le hizo llegar aunque se negó a responderle si tenía conocimiento de las denuncias que hay de empleadas.

Después de Cisneros, le toca este martes al Secretario de Finanzas, José Luis Lima Franco, quien sin duda, saldrá sin contratiempo alguno y también sus compañeros morenistas y aliados le leerán una cascada de felicitaciones, como a Eric Cisneros.

Lo que no debe perder de vista esta administración morenista es ese viejo cuento de Hans Christian Andersen, llamado El traje nuevo del Emperador; no les caería nada mal dedicarle unos minutos a esa historia con moraleja para no caer en la tentadora autocomplacencia, en el endulzamiento del oído con halagos.

@YamiriRodriguez


Comparte