Hora cero

Comparte

Ultrajes, el delito de moda

 

Luis Alberto Romero

Este fin de semana, el ex gobernador de Zacatecas, actual senador y aspirante presidencial Ricardo Monreal, dio la nota en Veracruz, al abordar el tema del delito de ultrajes a la autoridad, tan común en la entidad.

No se puede permitir, dijo Monreal, que se violen los derechos humanos; agregó que resulta lamentable lo que ocurre en la entidad, donde “el Poder Judicial es omiso para reparar estas injusticias”.

Apuntó el senador Monreal que en el caso de Veracruz, “a últimas fechas resulta extraño que un nuevo delito esté de moda, precisamente un delito que tiene que ver con los ultrajes a la autoridad… últimamente se han integrado carpetas de investigación a través de las cuales se ha privado de su libertad a ciudadanos y ciudadanas”.

Al ex gobernador de Zacatecas no le falta razón: en 21 boletines, la oficina de prensa de la Fiscalía General del Estado ha informado sobre la vinculación a proceso de 40 personas durante los primeros 20 días de noviembre; todas fueron señaladas por el delito a que se refiere el senador Monreal.

Poniendo el perspectiva dicho delito, con relación al trabajo en la instancia de procuración de justicia, basta decir que sin considerar los eventos protocolarios y la participación de la fiscal Verónica Hernández en las reuniones de la Mesa de Seguridad, la Fiscalía General del Estado ha dado a conocer durante noviembre 87 boletines de prensa sobre diferentes acciones –vinculaciones a proceso–; de esos 87 comunicados, 21 se relacionan con los ultrajes a la autoridad; es decir, una de cada cuatro actuaciones de la Fiscalía tiene que ver con ese ilícito.

Muy probablemente en ello se basó Ricardo Monreal para asegurar que los ultrajes a la autoridad son el delito de moda en Veracruz. Lo cierto es que nunca antes se habían registrado tantas consignaciones por un ilícito que podría considerarse hasta cierto punto menor.

Da la impresión de que la policía veracruzana puede proceder contra quien sea, así se trate de ciudadanos de bien y pacíficos, y ponerlos a disposición con la acusación de ultrajes, para que los detenidos pasen días, hasta semanas y hasta meses en la cárcel.

El caso usado por Monreal Ávila para su comentario del sábado pasado se refiere a seis jóvenes que fueron privados de su libertad por este delito; “está demostrado –dijo– que estos jóvenes estaban en una plaza comercial; los detuvieron; no opusieron resistencia… y fueron acusados de que habían agredido con cuchillos a unos oficiales, a unos policías, lo que resulta totalmente falso”.

El senador de Morena señaló que a estos jóvenes veracruzanos “les han arruinado su vida; tienen tres meses privados de su libertad, sin que el juez de control haga algo, a pesar de las pruebas que existen…”

Indicó que no se puede permitir que se signa fabricando delitos y lanzó un llamado tanto al Poder Judicial de Veracruz como a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos para que intervenga en este asunto.

En respuesta, el gobernador Cuitláhuac García negó que en Veracruz se cometan violaciones a los derechos humanos, aunque indicó que se revisará la petición del senador.

Lo cierto es que con su acusación, Ricardo Monreal terminó por meterle presión tanto al Gobierno de Veracruz, como a la Fiscalía General del Estado, al Poder Judicial, a la Secretaría de Seguridad Pública y a las instancias defensoras de los derechos humanos. @luisromero85


Comparte