Aumentan los delitos cibernéticos

Comparte

Francisco De Luna
Xalapa, Ver.- Durante el último bimestre del año aumentan los fraudes cibernéticos, sobre todo por aplicaciones que ofrecen préstamos económicos, mediante pocos requisitos, y sin la revisión del buró de crédito.
Pero al descargar la aplicación, se aceptan los permisos de acceso para tener la información almacenada, detalló la representante de Resistencia Civil del Barzón en Xalapa y la región, Teresa Carbajal.
Explicó que en la capital veracruzana por lo menos el cinco por ciento de las asesorías que reciben en la organización tienen como fin hacer una acusación directa sobre el tema de las plataformas digitales.
“Eviten las descargas de aplicaciones desconocidas, descargar link que llegan por WhatsApp, correo electrónico y utilizar aplicaciones que les hace ver cómo se verán dentro de 10 años o cómo se verán con orejas de osito, porque esto en reuniones con expertos en ciberseguridad nos han recalcado que estas aplicaciones inocentes tienen como fin robar los datos de identidad y datos biométricos”.
Es así que los ciberdelincuentes roban el contenido del dispositivo (Calendario, Contactos, Ubicación, SMS, Teléfono, Foto/datos multimedia/archivos, Almacenamiento, Cámara) y lo utilizan para extorsionar tanto a la persona que solicitó el préstamo, así como a sus contactos.
La abogada comentó que con estas aplicaciones se regalan las bases de datos y así los delincuentes pueden pedir préstamos y triangular a las cuentas de débito “y después decir que ustedes dieron la autorización, pues al ir a una queja ahí van a estar sus rostros”.
La Policía Cibernética ha detectado que al menos en cada ciudad del país se reportan hasta 80 aplicaciones que no cuentan con regulación, y que utilizan de forma indebida datos de quienes las descargan.
Por ello desde el Barzón advirtieron a los usuarios estar alertas de los ciberdelincuentes quienes, valiéndose de la necesidad económica de los usuarios, ofrecen en las aplicaciones con falsos préstamos e inmediatos. Después, supuestos gestores de cobranza al no detectar el pago puntual, recurren a métodos violentos por medio de acoso, amenaza y extorsión.


Comparte