Esténtor Político

Comparte

Una probadita de la crisis política interna que matará a Morena en el futuro
Miguel Ángel Casique Olivos
En Oaxaca se anunció ayer que Salomón Jara “ganó” las encuestas para ser el candidato de Morena; y si es así, indudablemente que tiene el espaldarazo de Alejandro Murat y también el apoyo total desde Palacio Nacional, entonces sólo quedará el requisito de la elección del 2022 para que se arme gobernador. Pero antes de eso Susana Harp ha declarado que va a recurrir a la justicia para inconformarse con la decisión de Morena por la designación de Salomón, ha dicho que «defenderá la voluntad y la candidatura en este proceso interno, porque según ella, el pueblo de Oaxaca quiere que una mujer llegue a la gubernatura, incluso habla de que en todas las encuestas se mantiene entre 55.4, 52.5, 50.6 y 62.1 por ciento, a favor de que Morena postule a una mujer como candidata.
De ser ciertos los datos algo habría pasado ahí y no existiría duda de que ya le dieron caballazo a Susana simplemente porque nadie, tanto en el poder local de Oaxaca y mucho menos en el poder federal, desea que ella sea la candidata; una de las razones tiene que ver con que Salomón es el político de “mano dura” que desean ante tantos conflictos en la entidad: inseguridad, violencia, pobreza, marginación y muchísima miseria; para Morena  Salomón conoce un poco las tripas de la entidad y del legislativo, pero eso no es garantía para ser un buen gobernante aunque sea impuesto en la cúpula morenista y avalado por el priismo para sustituir a Murat.
Pero lo más preocupante de esta jugada es que los políticos morenistas no saben respetarse entre ellos y tampoco la dirigencia del partido sabe «someter» a sus militantes, algo que podría traerle serios dolores de cabeza y problemas para la marca Morena, pues si hay rupturas y desencuentros entre ellos y no se ponen de acuerdo, la posibilidad de una derrota puede ir ganando terreno. Bien les haría ver lo que sucedió en Nuevo León con Clara Luz Flores y no se les debe olvidar que “del plato a la boca se cae la sopa”.
Donde también se ve una mala estrategia del morenismo es en los «cocolazos» políticos entre Ricardo Monreal y el gobernador Cuitláhuac García, luego de que ayer miércoles se detuvo a José Manuel del Río Virgen, secretario técnico de la Junta de Coordinación Política (Jucopo), por presunto homicidio; hoy la pelea en el ring subió de tono porque el presidente López Obrador se puso de lado de Cuitláhuac al decir que «es incapaz de llevar a cabo una injusticia» (sic) y que «es uno de los mejores gobernantes que ha tenido el estado en los últimos tiempos» (resic).
Dice el dicho popular que «Cuando se pelean las comadres, salen a relucir las verdades», ¿Qué verdades hay detrás de las peleas entre uno de los peores gobernadores del país y Ricardo Monreal?, ¿Por qué Obrador tiene que salir a defender a Cuitláhuac García? Más allá de lo que exista de verdad de si el incondicional de Monreal es culpable o no, y de que esto tiene tintes políticos en las altas esferas del poder del morenismo por una lucha a muerte por el poder dentro de Morena, lo cierto es que estamos en la antesala de lo que podría ser el 2022 y 2023, ya como años previos a la elección presidencial.
Y hoy también llegó una cerecita al pastel a Palacio Nacional, y es la declaración de Carlos Ahumada que amenazó con exhibir a funcionarios de alto nivel del presidente López Obrador si no cesa la persecución en su contra; esto se da en el contexto de que la justicia de Argentina declaró procedente su extradición a México, a petición de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México, por el delito de fraude genérico del fuero común.
Las palabras de: «Por ningún motivo Andrés Manuel López Obrador, especialmente en este caso Claudia Sheinbaum, van a conseguir llevarme a México»; y aún más, cuando Ahumada asegura que quiere respetar el pacto de silencio que hizo en octubre de 2017 con un mensajero que presuntamente mandó López Obrador: «No quiero dar a conocer más videos y toda la información que tengo sobre muchos funcionarios actuales del Gobierno de México», ponen contra la pared a AMLO, aunque este no lo acepte.  Ahumada pidió al Gobierno federal y capitalino enfocarse en los problemas del País y a nivel local y exigió: «Por favor déjenme en paz, borren de su mente el nombre de Carlos Ahumada (…) que cese la sed de venganza».
El caso de Oaxaca con la designación de Salomón Jara como el preferido a la candidatura para ser gobernador y la posible desbandada de Morena en la entidad y la confrontación directa entre Ricardo Monreal y Cuitláhuac García, -este último respaldado y defendido por AMLO-, nos habla de la crisis política interna que tienen Morena, de los políticos inmorales y malos gobernantes que a costa de conseguir y mantenerse en el poder están dispuestos a llevarse entre las patas a su mismo partido y si para eso necesitan venderle su alma al diablo no hay duda de que lo harán. Por otro lado, las amenazas de Ahumada parecen no ser sólo palabras, así que nos podemos preparar para que entrando el año, o quizá antes, algunos videos puedan seguir exhibiendo al mal gobierno de López Obrador y su Cuarta Transformación; para el caso, sólo será más show y espectáculo políticos mientras que el país se cae a pedazos. Lo que si es seguro es que lo descrito aquí sólo es una pequeña probadita de la crisis política interna que matará a Morena en el futuro. Por el momento, querido lector, es todo.

Comparte