La vuelta a Veracruz en un teclazo

Comparte

Los LeBaron y el grito del Presidente

 

Yamiri Rodríguez Madrid

De todos es sabido el viacrucis que ha vivido la familia LeBaron luego de la masacre de varios de sus familiares. Algunos de los integrantes de esta familia se han convertido en activistas de la urgente pacificación del país.

Por eso, cuando hace apenas unos días Bryan LeBaron pidió al presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, investigar a varios gobernadores mexicanos por la violencia desbordada en sus estados, aquí en Veracruz se prendieron las alertas y el mandatario Cuitláhuac García Jiménez, soltó que no lo iban a doblegar mediáticamente.

Comenzaron las patadas -sí mediáticas-, al más estilo morenista, repartiendo en reversa, por lo que le tocó a sus antecesores, volviéndose a confrontar con pesos pesados de la política como el ex gobernador Miguel Ángel Yunes Linares que sí le salió a responder.

El activista, radicado en Galeana Chihuahua, afirmó que lo que le duele al gobernador veracruzano son los periodicazos, no los muertos, que parece que tiene muy claro el panorama histórico de los cárteles en el estado, por lo que le cuestionó si ya los había denunciado y que lo invitaba a ir a Washington a denunciar los hechos.

Expertos en atizar los fuegos, el presidente Andrés Manuel López Obrador salió una vez más en defensa de su gobernador consentido y al término de su mañanera de este martes gritó: “Estamos contigo Cuitláhuac”.

Para LeBaron, la lealtad política tiene como consecuencia más muerte, más corrupción, más impunidad; se encubren todo, dijo, por agradecimiento; vaya que de eso sabemos de sobra en Veracruz.   No por algo somos una de las entidades más violentas; la segunda con más femicidios, entre las cinco con más fosas clandestinas; con más número de desaparecidos.

Desafortunadamente, como hace más de 10 años, como hace cinco, importa más el costo electoral, que el impacto social que pueda tener un actuar irresponsable; hoy como ayer, se le da más peso a tener bien puesta la camiseta partidista que a la omisión.

El talón de Aquiles de Cuitláhuac García ha sido el de la inseguridad; nadie esperaba que en tres años terminara al cien por ciento con la inseguridad; ni en los seis años de su mandato.  Lo que no se esperaba de él es que fuera permisible a las mismas viejas prácticas. En Veracruz, para mala fortuna nuestra, el luto y el dolor seguirán siendo el sello de la casa.

@YamiriRodríguez


Comparte