Hora cero

Comparte

2021, el año de Hidalgo

 

Luis Alberto Romero

De forma reciente, el diputado Paul Martínez Marié se refirió a los procesos de entrega-recepción en los ayuntamientos veracruzanos. Dijo que ante el Congreso local no hay denuncias contra los ex munícipes que incurrieron en irregularidades.

El punto es que las revisiones en los gobiernos municipales continúan y las actuales autoridades tienen hasta el 31 de enero para presentar alguna queja respecto a la manera en que recibieron las cuentas y los bienes.

Sin embargo, las auditorías del Órgano de Fiscalización Superior a las cuentas públicas de 2021 están lejos de concluir y será entonces cuando inicie un verdadero calvario para los ex alcaldes que le metieron mano al erario público.

Mientras eso ocurre, los ediles que están en funciones lanzan señalamientos sobre los parques vehiculares deteriorados que recibieron –en algunos casos convertidos en chatarra– y temas por el estilo.

Se sabe, por ejemplo, de algunos alcaldes que literalmente vaciaron las cuentas bancarias de sus ayuntamientos unos minutos antes de las 12 de la noche de 2021; tenemos, por ejemplo, el caso de Alvarado, donde Bogar Ruiz cargó con todo, dejando un gobierno local prácticamente inoperable.

Otro caso se registra en Córdoba, donde el alcalde Juan Martínez encontró vehículos inservibles, producto de la desidia de quienes le antecedieron en el cargo.

En ese municipio, la síndica Vania López González expuso que los ex funcionarios municipales son investigados; que el 30 de enero concluirá el proceso de entrega-recepción; y que en febrero próximo, la Auditoría Superior de la Federación emitirá su dictamen sobre las revisiones que realizó.

El anterior gobierno de Córdoba sólo entregó 84 vehículos en condiciones de ser utilizados, aunque la mayoría de ellos requieren mantenimiento urgente.

Es, en síntesis, la historia de la gran mayoría de los ayuntamientos veracruzanos, cuyos alcaldes entrantes encontraron irregularidades, equipo destruido, vehículos chatarra y falta de mobiliario, porque en algunos casos hasta con eso cargaron los anteriores funcionarios.

2021 fue en los ayuntamientos de Veracruz el año de Hidalgo.

 

La impugnación de Guzmán Avilés

El Tribunal Electoral de Veracruz determinó este martes que la sustitución de la candidatura de Tito Delfín Cano, en la contienda interna por la dirigencia del PAN de Veracruz, fue inválida, lo que pone en la cuerda floja el triunfo de Federico Salomón.

Fue la resolución del tribunal local con relación al recurso presentado por Joaquín Rosendo Guzmán, el candidato perdedor.

De paso, el TEV revocó la resolución de la Comisión de Justicia del PAN, que permitió la sustitución, presuntamente indebida, de Tito Delfín, quien fuera detenido el pasado 27 de noviembre por presunto fraude, abuso de autoridad e incumplimiento de un deber legal, cuando se desempeñó como presidente municipal de Tierra Blanca.

Guzmán Avilés ha declarado que debido a la irregular sustitución de la candidatura de Tito Delfin, su derrota carece de validez, y que se defenderá en los tribunales, como ya lo hace.

Como sea, falta todavía un largo camino para saber qué resolución final tomará el caso de la contienda interna del PAN: primero, el TEV deberá valorar lo que determinen las instancias internas del partido; y posteriormente el asunto llegará con seguridad al tribunal federal, en sus salas regional y superior. @luisromero85


Comparte