Campus UV-Coatza requiere ampliación y equipamiento de espacios

Comparte

Redacción Hora Cero

 Ampliación de espacios, infraestructura, equipamiento, oportunidades de vinculación y adecuación de áreas deportivas, fueron algunas de las necesidades expresadas al rector de la Universidad Veracruzana (UV), Martín Aguilar Sánchez, durante su recorrido por el campus Coatzacoalcos.

La tarde del lunes 28 de marzo, Martín Aguilar Sánchez visitó cada una de las áreas y edificios que albergan las facultades de Ingeniería, Contaduría y Administración, Ciencias Químicas y la Escuela de Enfermería. Ahí también se ubica el Sistema de Enseñanza Abierta (SEA).

Lo acompañaron directores de las entidades académicas, Georgina Hernández Ríos, vicerrectora; Elena Rustrián Portilla, Lizbeth Viveros Cancino y Jaqueline Jongitud Zamora, titulares de las secretarías Académica, de Administración y Finanzas, y de Desarrollo Institucional, respectivamente.

Helena del Carmen Zapata Lara, directora de la Facultad de Contaduría y Administración, planteó al Rector la necesidad de un análisis estructural del edificio que tiene una antigüedad de 30 años y muestra algunos signos evidentes de humedad y exposición del acero estructural.

La funcionaria externó esta problemática en función de la seguridad de los estudiantes y, por el crecimiento de la matrícula universitaria, en los últimos periodos se requiere la construcción de más aulas. Otra petición fue en el sentido de quioscos y espacios donde los alumnos pasen sus horas libres y de esparcimiento.

Leticia Valencia Argüelles, secretaria de la Facultad de Ciencias Químicas, destacó que esta entidad la conforman los programas educativos (PE) de: Ingeniería Ambiental, Ingeniería Petrolera, Ingeniería Química, e Ingeniería en Biotecnología.

Al dirigirse a Martín Aguilar, agradeció la construcción y ampliación de la segunda planta del edificio de la Facultad; sin embargo, habló de la falta de seguridad en las instalaciones por la falta de un barandal pues en esa parte hay cuatro aulas de licenciatura y dos de posgrado.

“Esperamos que en agosto próximo todos retornemos a las aulas y tendremos en promedio 170 estudiantes, más los profesores y personal sindicalizado; queremos retornar con todas las garantías.”

Al referirse a la puesta en marcha del Laboratorio en Biotecnología, ubicado en la planta baja del Edificio O, Ricardo Musule Lagunes, académico de la carrera de Ingeniería en Biotecnología, resaltó que si bien se adquirieron varios equipos para incrementar la práctica de las asignaturas del área disciplinar, aún se tiene la necesidad de contar con otros más, entre ellos: cuatro mesas para laboratorio equipadas, adecuación de cinco espacios contiguos al laboratorio (cuarto de equipo, de esterilizado, de siembra, tejidos y biología molecular), así como material de laboratorio de vidrio.

María del Carmen Cuevas Díaz, coordinadora del PE de Ingeniería Ambiental, destacó la falta de profesores de tiempo completo y de un técnico académico. Así como la carencia de equipos y áreas para resguardar residuos químicos.

Jorge Alberto Andaverde Arredondo, consejero maestro de la carrera de Ingeniería Petrolera, resaltó la necesidad de dos laboratorios: de Hidrología y Recursos Naturales, y Simulación, además de espacios donde los estudiantes puedan practicar.

“También, urge la vinculación de la Facultad con la industria, en este caso con Petróleos Mexicanos (Pemex).”

Durante su recorrido, Aguilar Sánchez visitó las instalaciones del Laboratorio Multidisciplinario de Investigación, cuyo funcionamiento fue explicado por José Eduardo Terrazas Rodríguez, académico de Ingeniería Química.

Después, a lado de la directora de la Facultad de Ingeniería, Janeth Antonio Zárate, constató la construcción del Laboratorio de Ingeniería Sanitaria.

Fernando Chavarría Domínguez, académico y responsable del Taller de Innovación de esta misma Facultad, comentó que este espacio motiva la creación de alumnos por medio de procesos de prototipado.

“Tenemos ciertos equipos que permiten brindar servicio a estudiantes y académicos, así como a investigadores para desarrollar proyectos y prototipos de forma profesional.”

Dio a conocer que durante la pandemia se dieron a la tarea de crear productos para disminuir contagios, elaboraron caretas que donaron al ayuntamiento y éste, a su vez, proporcionó equipos e insumos necesarios para este proceso.

“Nuestro objetivo es formalizar este laboratorio como un espacio para ofrecer servicio a la población de la Facultad, y en un corto y mediano plazo llevar esta tecnología a otras áreas académicas.”

Actualmente, el equipo impacta en dos experiencias educativas del programa de Ingeniería Mecánica Eléctrica, al no contar con espacios para desarrollar la parte práctica.

El contingente llegó hasta el campo de futbol, el cual presenta problemas de escurrimiento de agua e inundaciones, situación que imposibilita la práctica deportiva, dijo Omar Sarmiento Quezada, administrador del campus, quien solicitó al Rector un mejor mantenimiento y solución pues se busca instalar una cancha de voleibol playero.

Posteriormente, se trasladaron a las instalaciones de la Escuela de Enfermería, específicamente al único laboratorio de prácticas profesionales con el que se cuenta.

Ahí, Gabriela Pucheta Xolo, directora de esa entidad académica, dio a conocer el número de la matrícula estudiantil que asciende a 105 alumnos. Manifestó la insuficiencia de espacios para el desarrollo de las prácticas, mismas que también fueron canceladas por los centros hospitalarios a consecuencia de la pandemia.

“Hemos tratado de hacer ciertas adaptaciones al laboratorio, pero requerimos tener los espacios adecuados para habilitar las prácticas clínicas de los estudiantes para el desarrollo de sus habilidades.”

Sí cuentan con algunos simuladores, pero necesitan rotar los ambientes y escenarios para poder ocuparlos, explicó.

En el mismo tenor se pronunció Beatriz Pichardo Antonio, docente de la Clínica de Enfermería Materno Infantil del Niño y del Adolescente, y Alex Daniel Morales Sosa, suplente de consejero universitario.


Comparte