Esténtor Político

Comparte

Campaña y elecciones 2022; más de lo mismo y nada nuevo para los mexicanos

Miguel Ángel Casique Olivos

A partir del 3 de abril y hasta el 5 de junio de 2022, los gobiernos locales tendrán prohibida la difusión de propaganda gubernamental ya que a partir de esa fecha iniciaron las campañas a gobernador. El próximo mes de junio en seis entidades del país (Aguascalientes, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Tamaulipas y Quintana Roo) se llevarán acabo elecciones ordinarias y de gubernaturas, donde estarán en juego 436 cargos públicos; como cada periodo electoral volveremos a ver a políticos de todos los niveles y de todos los colores, prometer «el oro y el moro» para conseguir que los mexicanos emitan su voto a favor de tal o cual candidato, pero tras la elección no habrá nada nuevo, ningún cambio para los mexicanos.

El año anterior, 2021, hubo elecciones en 15 estados para elegir gobernador; para el 2023, serán dos las entidades que realizarán comicios, Coahuila y el Estado de México, ambos priistas, el segundo estado históricamente se le ha considerado «laboratorio electoral» pues desde ahí se operaba, hasta antes de AMLO, quién sería el próximo presidente de la República. Hoy la política ha cambiado y aún es muy temprano para saber de qué color se pintará el Estado de México, aunque lo más seguro es que desde Palacio Nacional exista un acuerdo para que el poder siga siendo para el tricolor.

Estos comicios abonarán o disminuirán la presencia del partido en el poder político, y al menos, todavía sin llegar al día de la votación lo que pasará ya se ha estado trabajando con antelación, porque no debemos olvidar que en política los acuerdos entre grupos de poder son “más fuertes» que el propio voto del electorado, que se ha vuelto como un requisito para encubrir a uno de los dos o tres candidatos que nos presentan, pero que al final son el «mismo gato» nomás que revolcado. Por ejemplo, en Oaxaca ya no hay ninguna duda de que el poder será heredado a Morena y que el principal representante del priismo oaxaqueño, Alejandro Murat, está de muy de acuerdo con esa línea. Un caso similar es el de Hidalgo pues aunque el PRI pudiera dar la pelea para quedarse con la gubernatura, también las aguas se mueven muy a favor de Morena.

En los seis estados enumerados se elegirá gobernador y arrancaron campaña el 3 de abril; en Quintana Roo, además, se renovará el Congreso local formado por 15 diputados de mayoría relativa y 10 por representación proporcional y en Durango se buscarán alcaldes para 39 presidencias municipales, habrá lugar para 39 sindicaturas y 327 regidurías.

La temperatura de los motores se ha elevado y están siendo bien aceitados para las campañas políticas de una elección que es considerada la más grande antes de las presidenciales en el 2024; por esto mismo, todos los partidos políticos saben que es una oportunidad para posicionarse dentro del mapa del poder político e intentarán todo con tal de quedarse con el control de las gubernaturas, del Congreso local en Quintana Roo o de las presidencias municipales en Durango.

En toda esta batalla salvaje por el poder, las encuestas, a modo o sin sesgo, salen a relucir y en Durango se habla de que la disputa por la gubernatura estará entre Esteban Villegas, candidato del PAN-PRI-PRD y Marina Vitela, candidata de Morena-PT-Verde que tendrá todo el espaldarazo político y económico de Palacio Nacional. En Hidalgo la opinión es que la contienda será entre Julio Menchaca, candidato de Morena-PT-Verde-Panal y la priista Carolina Viggiano apoyada por PAN-PRI-PRD, que dicho sea de paso es incierto que el apoyo de los Moreira vaya a lograr mantener el poder, salvo que exista un acuerdo con Morena a nivel nacional.

En Aguascalientes, donde una mujer tendrá que ser la gobernadora debido a que todas las candidatas son mujeres; aquí la favorecida por las encuestas es María Teresa Jiménez Esquivel, de la alianza PAN-PRI-PRD, y acercándose un poco la morenista Nora Ruvalcaba. En Tamaulipas, a diferencia de Aguascalientes, tendrá que ser hombre el próximo gobernador porque todos los registrados como candidatos son varones y la disputa estará entre el morenista Américo Villarreal y el aliancista PAN-PRI-PRD, Cesar Augusto El Turko Verástegui.

En Quintana Roo encabeza las encuestas Laura Fernández Piña de la Alianza Confianza por Quintana Roo, PAN y el PRD, aunque Mara Lezama, candidata de Morena-PT-Verde pudiera dar una sorpresa dado que tendría todo también el respaldo político y económico del poder federal. Y de Oaxaca, como ya dijimos, Salomón Jara, de la coalición Morena-PT-PVEM-PUP, parece que será el sucesor de Alejandro Murat, porque los otros candidatos nomás no van a pintar porque ya hay un viejo acuerdo entre Obrador y el gobernador actual.

En las campañas no habrá nada nuevo. Los candidatos recorrerán presencialmente algunos lugares para prometer todo a los votantes y una vez encumbrados en el poder sus promesas serán olvidadas; la principal pelea será virtual y ocuparán un papel determinante las redes sociales, desgraciadamente, también ahí habrá manipulación y también ahí todo lo que prometan jamás o muy poco se cumplirá. En junio tendremos seis nuevos gobernadores, pero la situación para los 15 o 20 millones de mexicanos que viven en esos estados no cambiará; la pobreza y la marginación seguirán hasta que surjan gobernantes de las entrañas del pueblo, conquisten el poder en nombre del pueblo y cambien de raíz la forma de gobernar. Por lo pronto, lo que sí debemos hacer es no dar ningún voto a Morena y evitar que junto con su 4T y el liliputiense López Obrador sigan destruyendo a México. Por el momento, querido lector, es todo.


Comparte