Invita UV a competir en el XIII Torneo Mexicano de Robótica

Comparte

Redacción Hora Cero

La categoría Robots Limpiadores de Playa del Torneo Mexicano de Robótica (TMR) es una de las más populares y surgió al interior de la Universidad Veracruzana (UV), incluso antes de este evento, el cual vuelve de forma presencial en su decimotercera edición a realizarse los días 19, 20 y 21 de mayo en la Universidad Politécnica de Victoria en Ciudad Victoria, Tamaulipas.

Marcela Quiroz Castellanos, académica del Instituto de Investigaciones en Inteligencia Artificial (IIIA) de la UV, forma parte del comité directivo de la Federación Mexicana de Robótica, A.C. (FMR), y es una de las responsables técnicos de la competencia de Robots Limpiadores de Playa.

La investigadora explicó que esta categoría surgió en la UV, de hecho antes de que iniciara el torneo ya se competía en ésta y parte de lo que motivó a incluirla es que, además de promover la robótica y la inteligencia artificial, lo que se busca es concienciar acerca del cuidado del ambiente y la sustentabilidad.

Desde la primera edición del TMR en 2008 es una de las categorías más populares y convoca a equipos con competidores desde los siete años hasta jóvenes estudiantes de posgrado; además, Quiroz Castellanos observó que “a quienes les gusta participar lo hacen año con año, desde que estaban en la primaria y siguen durante la licenciatura”.

En esta ocasión el TMR será híbrido y entre los eventos completamente presenciales está la competencia que consiste en simular una isla con una lona azul, agua y arena para construcción; ahí se coloca un maniquí, una silla de playa y una sombrilla, además de los residuos y un contenedor en el que deben depositarse. El objetivo es que el robot se desplace, recolecte los residuos y los deposite en el contenedor.

Esto implica varios retos, unos están relacionados con mecanismos y los elementos físicos del robot, como su hardware, e incluyen a los neumáticos que habitualmente se atascan en la arena.

Los equipos tienen que construir un robot que pueda desplazarse en ese ambiente, así como los mecanismos que utilizará para recolectar los residuos, en este caso son latas de un solo color que deberá depositar en el contenedor; por cada actividad se le van otorgando puntos a cada equipo.

También se evalúan los mecanismos relacionados con la visión artificial, que implican sensores, cámaras, pues una vez ubicados los objetos el robot tendrá que distinguir si es una lata o si es un maniquí.

“La competencia es al aire libre y eso lo hace más interesante porque las condiciones ambientales pueden cambiar, influyendo en el desempeño del robot”, agregó; “la última edición presencial de la competencia, antes de la pandemia, fue en Guadalajara y participaron equipos de 18 estados de la República”.

La académica subrayó que la particularidad de esta competencia es que se basa en la robótica autónoma, es decir, que el robot tiene que detectar, sin apoyo humano, dónde hay un residuo, dirigirse hacia él, recogerlo y llevarlo al contenedor; alcanzará esta meta si puede evadir los obstáculos y ser capaz de identificar los residuos y recolectarlos, cuidando no salirse de la isla ni afectar al maniquí en sus desplazamientos.

Invitó a todas las personas interesadas en competir, sin importar si son expertos en robótica o el nivel de estudios que estén cursando, a que consulten la página oficial del torneo (https://www.femexrobotica.org/tmr2022/), así como la de la categoría específica de


Comparte