El litio y el poder de México / Apuntes económicos

Comparte

El litio y el poder de México

 

Por: Edgar Sandoval Pérez

 

“A lo largo del espacio hay energía, y es una mera cuestión de tiempo hasta que los hombres tengan éxito en sus mecanismos vinculados a su aprovechamiento”.

Nikola Tesla

La historia energética de México ha sido curiosa; por un lado nos encontramos con bondades en flora y fauna que nos ponen en un lugar privilegiado a nivel internacional, donde nuestros abundantes y diversos recursos naturales son necesarios para el desarrollo, desde el más básico hasta el más avanzado.

Por otro lado tenemos la conducción política sobre el aprovechamiento de estos recursos; sin embargo, muchas veces no sólo hace falta tenerlos, sino usarlos.

Apenas el lunes pasado, el Presidente Andrés Manuel López Obrador envió una propuesta para nacionalizar el litio y otros minerales, los cuales seencuentran categorizados dentro de las llamadas “tierras raras”, las cuales representan el presente y futuro en el desarrollo de las diversas tecnologías fundamentales para la conversión energética.

La propuesta está orientada en dos vertientes: la primera consiste en crear un organismo que lidere la explotación y la segunda consiste en no dar nuevas concesiones (actualmente el yacimiento más grande de litio en el país está situado en Sonora y fue concesionado a la empresa Bacanora Lithium, propiedad del gigante chino Ganfeng Lithium), eso sí, se respetarán las concesiones que ya fueronotorgadas.

La relevancia de este elemento es altísima, ya que la producción mundial se ha duplicado exponencialmente, tan solo el año pasado llegó a las 82,000 toneladas, contextualizandolo en dinero, una tonelada de carbonato de litio se vende actualmente en más de 1.5 millones de pesos en los mercados de commodities.

Este precio es 436% superior al de hace un año según datos de Trading Economics. Por lo que vemosun mercado sumamente a la alza que hoy representa mas de 6 MMDD. Tan solo para el 2025 hay estimaciones que la demanda sobre el elemento oscilará desde 502,000 toneladas hasta 1.3 millones de toneladas, convirtiéndolo en tan sólo 3 años en un negocio (a precios de hoy) de 97 MMDD.

En el escenario mexicano el litio tiene presencia comprobada en al menos 18 Estados, resaltando el caso de Sonora con al menos 13 municipios que cuentan con el elemento, siguiendolo, Puebla con 12, Oaxaca con 9 y Nuevo León con 8.

Si bien México aun no figura en el ranking mundial como productor o exportador (dado que los principales son Chile con 9.2 MDTM (millones de toneladas métricas), Australia con 2.8 MDTM y Argentina con 1.9 MDTM de presencia comprobada), esto podría cambiar muy pronto, ya que solo el proyecto de Bacanora en Sonora cuenta con una reserva probada de 243.8 MDTM, convirtiendolo en la mayor a nivel mundial.

Por lo cual el papel del gobierno mexicano es clave en dos vertientes, la primera de manera interna, es decir como capitalizará el ingreso potencial generado por este recurso, pero lo más importante, como hará para extraerlo dado que actualmente no contamos con la tecnológia óptima para conseguirlo, será necesario la elaboración de acuerdos de colaboración especificos para el desarrollo y explotación del elemeneto.

En el entorno internacional, nuestro país seráclave para el desarrollo de los dos jugadores más importantes a nivel mundial, Estados Unidos y China, ya que el que tenga el acceso continuo y asegurado, tendrá una ventaja comparativa en el desarrollo tecnológico. Lo cual será una disyuntiva sumamente importante para el ejecutivo federal, tanto a corto como a largo plazo, ya que por un lado tenemos el T-MEC, que nos condiciona en cierta medida a la colaboración económica con nuestro vecino, y por otro lado la concesión de Bacanora es a una empresa de China.

El hecho de no dar más concesiones garantiza el control del Estado sobre el elemento, abriendolela ventana de jugador estratégico a nivel mundial, sin embargo, esto también lo condiciona a que debe innovar y hacer acuerdos específicos de colaboración para que el litio no se convierta en un recurso ocioso y tengamos un costo de oportunidad sumamente alto.


Comparte