El Faro Benito Juárez / Bitácora política

Comparte

Falta mantenimiento al edificio histórico donde se promulgaron las Leyes

En Veracruz el Benemérito dictó las normas de la República

Pareciera una burla, las letras doradas que están al pie del monumento

Por Miguel Angel Cristiani González

Un edificio que es icónico del puerto de Veracruz, lo es el Faro Benito Juárez, ubicado frente a la plaza de las leyes de Reforma, porque, aunque muchos veracruzanos no lo saben, en ese lugar el Benemérito de las Américas firmó y promulgó las Leyes de la República.

Ahora que está tan de moda el proponer y discutir Reformas a las Leyes, es conveniente recordar que fue en el puerto de Veracruz, en donde Benito Juárez y los miembros de su gabinete promulgaron las llamadas Leyes de Reforma.

A la entrada del edificio del Faro, hay una placa metálica, para recordar que en el año de 1968, se le dio mantenimiento al edificio, en el gobierno del presidente Gustavo Díaz Ordaz.

Entre otras normas jurídicas destaca la Ley Agraria, pero además otras leyes que marcan la separación del Estado y la Iglesia, como son • Nacionalización de los Bienes del Clero (1859). Complementa la Ley Lerdo de desamortización de los bienes de la iglesia, con un cambio importante: los bienes ya no pasaban a manos de los rentistas. • Matrimonio Civil (1859). Establece que el matrimonio religioso no tiene validez oficial y establece el matrimonio como un contrato civil con el Estado. • Estado Civil de las Personas (1859). Se declararon los nacimientos y defunciones como un contrato civil con el Estado. • Secularización de Cementerios (1859). Adquiría la nación el derecho de disponer libremente de lugares para la inhumación de las personas físicas, independientemente de su credo religioso o político. También se renovaba la prohibición de los entierros dentro de los templos por considerarlo antihigiénico.

Precisamente, para predicar con el ejemplo, Benito Juárez registró en el Edificio del Registro Civil del puerto, a su hija, cuya acta todavía se exhibe y encuentra en el local frente al Faro.

En otros países, ya quisieran contar con un edificio como el Faro Benito Juárez, para atraer a turistas y visitantes, a quienes les ofrecerían la historia de ese lugar.

Cuando menos, las autoridades locales deberían de promover entre las escuelas del puerto y la región, las visitas guiadas a los alumnos, para que conocieran al menos las leyes que ahí se firmaron y que mediante este histórico acontecimiento se establecieron y fijaron los términos políticos y jurídicos de la relación entre la Iglesia y el Estado, aniquilando para siempre el orden de cosas que México heredó de su pasado colonial, para dar paso a un nuevo modelo de organización social en la que la libertad sería el principal valor garantizado a todos por el Estado.

El pasado fin de semana estuvimos en el interior del Faro Benito Juárez, para recorrer la exposición de fotografías antiguas del puerto, que inaugurara la presidente municipal de Veracruz, Patricia Lobeira.

Hay que insistir en el hecho de que si el edificio de Faro Benito Juárez no ha sido declarado por las autoridades como un recinto histórico, debería de serlo.

Lamentablemente, al parecer las autoridades que fueron a inaugurar la exposición, no alzaron la vista hacia las cúpulas del techo, que por falta de mantenimiento, está descascarándose.

En cualquier momento, se desprende el cascajo y puede caerle a un turista.

Y que no nos vayan a salir con el cuento de que no hay presupuesto, porque lo único que hace falta es un galón de pintura para reparar y dar mantenimiento a ese legado histórico.

Pareciera una burla, las letras doradas que están al pie del monumento del Benemérito de las Américas y que dice “A Benito Juárez La Patria Agradecida”.


Comparte