Socavón en Rancho Viejo cumple nueve meses; familias peligran

Comparte

Juan David Castilla

Un total de 13 familias continúan en peligro de deslave desde hace nueve meses, luego de un socavón cerca de sus viviendas en la comunidad Rancho Viejo, municipio de San Andrés Tlalnelhuayocan.

Los pobladores de la privada Cuauhtémoc están preocupados, debido a que la tierra continúa desgajándose y, en cualquier momento, podrían colapsar algunas viviendas.

Se trata de un socavón de 300 metros lineales y unos cinco metros de profundidad que se agravó por las fuertes lluvias del huracán “Grace”, el pasado 21 de agosto.

Francisco Martínez, uno de los vecinos más afectados, recuerda que su casa está al borde del precipicio y se requieren acciones urgentes para evitar tragedias.

El entrevistado indicó que es necesaria la construcción de un muro de contención y desviar el cauce de agua pluvial que ha deslavado la tierra en la zona.

La pasada administración, encabezada por David Ángeles Aguirre presentó un proyecto para la atención del problema; sin embargo, concluyó su periodo y no pudo llevarse a cabo.

“Nos trajeron camionadas de grava y con los vecinos llenamos costales, fueron colocados casi dos mil costales para sostener la tierra, hacer una especie de muro de contención y evitar que crezca el socavón”, expresó el entrevistado.

Actualmente, es necesario que la actual administración municipal, que encabeza Fanny Muñoz, se involucre en el tema para que sea atendido lo antes posible, pues ha llovido y eso ha agravado la situación.

“Ahora que la alcaldesa no apoye, tiene buenas intenciones, queremos que no se olvide de nosotros, necesitamos el apoyo porque vienen las aguas y las aguas no van a esperar”, señaló Francisco Martínez.

Los pobladores dieron a conocer que el personal del ayuntamiento se comprometió a acudir a la zona el próximo domingo 1 de mayo, para sembrar carrizo para evitar que se continúe deslavando.

SIN ATENDER PROBLEMA

En la zona ya no se observa la cinta amarilla con la leyenda “peligro”, pese a que se trata de un sitio inseguro para las personas.

Desde el año pasado, los pobladores construyeron un desagüe con cemento de unos 50 metros de longitud para tratar de desviar las aguas pluviales y así evitar más deslaves.

El entonces presidente municipal David Ángeles Aguirre había declarado a medios de comunicación que solo una vivienda estaba en riesgo, situación que molestó a los vecinos.

Días después, personal del ayuntamiento recorrió el área afectada y prometió dar seguimiento al caso.

La gente también exigió la construcción de un colector pluvial en la zona para desviar el cauce del agua y así evitar mayores afectaciones a las viviendas.

Además, ha solicitado la intervención del gobernador Cuitláhuac García Jiménez para prevenir tragedias.

Desde que se hizo público el caso, la titular de la Secretaría de Protección Civil (PC), Guadalupe Osorno Maldonado, indicó que se elaboraría un análisis de riesgo.

En un primer análisis no se había detectado el riesgo para ninguna familia; sin embargo, aseguró que se llevará a cabo otra evaluación.

Cabe recordar que también se han registrado socavones en Xalapa, Teocelo, Orizaba y en otros municipios de la entidad.


Comparte