Baja vacunación infantil y se detonan enfermedades que estaban controladas

Comparte

Juan David Castilla

Se estima que cerca de 23 millones de niños no recibieron las vacunas básicas administradas a través de los servicios de salud habituales a nivel global en el 2020, pero también en la República Mexicana y en el estado de Veracruz.

Lo anterior a causa de la interrupción en los servicios de salud rutinarios y las restricciones de movilidad derivados de la pandemia de Sars-Cov2 (Covid-19) que aún afecta a la población.

En el marco de la conmemoración de la Semana Mundial de Vacunación, impulsada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), se busca llamar la atención internacional hacia la importancia de asegurar el acceso de la población a las vacunas.

Este año, el lema de la OMS es “Larga vida para todos”, que se presenta como una ambición para la humanidad, no como una promesa.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) se suma a este movimiento y del 23 al 30 de abril promueve la Semana de Vacunación de las Américas.

Derivado de la disminución en las coberturas de vacunación, el riesgo de un resurgimiento de las infecciones prevenibles por vacunación es una realidad, entre ellas enfermedades como el sarampión –que había sido eliminado en las Américas en 2016-, la tos ferina, la poliomielitis y otras que provocan una morbilidad y mortalidad significativas en los niños.

“Es lamentable la reemergencia de enfermedades prevenibles por vacunación debido a la baja en las coberturas de vacunación cuando enfermedades como la poliomielitis y la tos ferina son totalmente prevenibles a través de vacunas combinadas como la hexavalente, la cual ofrece protección contra seis enfermedades en cada inyección: hepatitis B, difteria, tétanos, tos ferina, haemophilus influenzae tipo B y poliomielitis”, indican especialistas.


Comparte