Al pie de la letra

Comparte

VAN SOBRE ‘ALITO’

Raymundo Jiménez

Después de que el domingo antepasado el bloque opositor del PAN, PRI, PRD y Movimiento Ciudadano vetó en la Cámara de Diputados la reforma eléctrica del presidente Andrés Manuel López Obrador, los voceros del obradorismo deslizaron que de última hora la bancada priista había votado en contra porque el gobierno de Morena se había negado a cederles la gubernatura de Hidalgo en las elecciones de junio próximo.

La versión suena verosímil porque la candidata de la coalición PAN-PRI-PRD en esa entidad es la diputada federal Carolina Viggiano, quien además de ser la secretaria general del CEN priista es la esposa del también diputado federal Rubén Moreira, ex gobernador de Coahuila y actual presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara baja del Congreso de la Unión, posición negociada en agosto de 2021 para que a su vez el veracruzano Sergio Gutiérrez Luna, de Morena, presidiera en este primer periodo legislativo la mesa directiva.

De hecho, al menos 16 de los 71 diputados que hasta a mediados de abril integraban la bancada del partido tricolor, los cuales siempre se manifestaron abiertamente en contra de la reforma eléctrica de AMLO –entre ellos el diputado federal por el distrito electoral de Coatepec, Pepe Yunes Zorrilla–, llegaron a suponer que el resto de sus camaradas, la mayoría legisladores plurinominales impuestos por el dirigente nacional Alejandro “Alito” Moreno, de último momento votarían a favor.

Sin embargo, el único que en la víspera se deslindó del grupo legislativo del PRI fue Carlos Miguel Aysa Damas, que en 2021 le dieron la diputación de representación proporcional por ser hijo del entonces gobernador de Campeche, Carlos Miguel Aysa González, quien de la Secretaría de Gobierno saltó a gobernador interino cuando en 2019 Moreno Cárdenas se separó de la gubernatura para contender por la presidencia del CEN del PRI.

Este martes, Aysa González fue ratificado por Morena en el Senado como embajador de México en República Dominicana.

Por eso, la semana antepasada, al enterarse del pronunciamiento del junior a favor de la reforma eléctrica, el dirigente nacional priista publicó en Twitter: “La democracia da oportunidades inmerecidas a personas desleales. Hoy Carlos Miguel Aysa Damas traiciona al PRI y traiciona a México. Ni una Embajada, ni los sobornos, ni chantajes bastarán para mirar de frente a la Nación que han traicionado.”

Para entonces, “Alito” Moreno ya había despejado toda duda de que su grupo no apoyaría la reforma constitucional que requería del voto aprobatorio de la llamada mayoría calificada, integrada por las tres cuartas partes de los 500 diputados.

Anteayer martes, coincidentemente, en conferencia virtual el titular de la Fiscalía General del Estado de Campeche, Renato Sales Heredia, acompañado de la gobernadora morenista Layda Sansores, informó que se integra una carpeta de investigación por enriquecimiento inexplicable contra del dirigente nacional del PRI, pues señaló que sus ingresos como servidor público –ha sido regidor, diputado federal, senador y gobernador– “no representan ni la décima parte de lo que ostenta en bienes y propiedades”.

El fiscal Sales Heredia reveló, por ejemplo, que Moreno Cárdenas compró en 100 mil pesos un polígono de 30 hectáreas de playas en Champotón que donó a su madre, quien presuntamente vendió una parte a empresarios. El registro catastral de esos predios fue de mil 262 pesos, es decir, cada metro cuadrado se compró en medio centavo.

Entre otras propiedades que se le atribuyen al dirigente priista está un departamento en la Ciudad de México, así como casas en los fraccionamientos Country Club y Campeche Hills, en la capital del estado que gobernó hasta hace tres años.

La gobernadora Sansores San Román negó a su vez que se implemente una “vendetta política” contra “Alito” Moreno, y aseguró que pretende hacer justicia, pues el pueblo está harto del saqueo de recursos públicos y de que gobernantes emanados del PRI aplicaran la máxima “tapaos los unos a los otros”.

Pero los priistas preguntan si investigarán también al diputado Aysa Damas, quien a sus 25 años de edad posee bienes e inmuebles valuados en 6.6 millones de pesos, varios de ellos “donados”.

Y es que molestos por el pronunciamiento del legislador campechano de que en la sesión del domingo 17 votaría a favor de la reforma eléctrica, tres días antes circuló la declaración patrimonial del diputado Aysa, quien reportó tener un ingreso mensual neto de 75 mil 205 pesos y ser propietario de una casa de 197 metros cuadrados que compró de contado por 111 mil pesos. También posee 50 por ciento de un edificio de 662 metros cuadrados que le fue donado, con un valor de un millón 150 mil 64 pesos. Asimismo recibió en donación un local comercial de 581 metros cuadrados que costó 2 millones 130 mil 836 pesos. A crédito adquirió una casa de 601 metros cuadrados con un valor de 534 mil 924 pesos, y al contado otra casa de 81 metros cuadrados por 247 mil 351 pesos.

El diputado recibió también en donación dos terrenos; uno de un millón 642 mil 957 metros cuadrados que vale un millón 304 mil 655 pesos, y otro de 23 mil 500 metros que fue adquirido en 39 mil 887 pesos.

Aysa Damas declaró tener un automóvil Audi con un valor de 754 mil 902 pesos y joyas y relojes heredados por 400 mil pesos.

De acuerdo con su currículum, la vida laboral del diputado campechano, quien es licenciado en Derecho por la Universidad Anáhuac, inició hace apenas dos años como asesor jurídico de los hoteles Ocean View y El Navegante, de 2020 a 2021, al mismo tiempo que era consejero estatal del PRI en Campeche.

Por supuesto que su patrimonio no se compara con el del presidente del CEN del PRI, pero el joven diputado ex priista también estaría obligado a explicar el origen de su súbita riqueza, máxime que ahora forma parte de la bancada de Morena, cuyos líderes, funcionarios, legisladores y gobernantes tienen el compromiso moral de “no mentir, no robar y no traicionar al pueblo”.

 

 


Comparte