Hora cero

Comparte

La actividad económica de Veracruz

 

Luis Alberto Romero

Los empresarios locales reconocen que la actividad económica veracruzana ha comenzado a repuntar, una vez que el ritmo de los contagios de Coronavirus ha decrecido prácticamente desde el inicio del presente año.

Sin embargo, aún falta mucho para llegar a los niveles registrados previo a la pandemia.

En su reporte trimestral sobre la actividad económica estatal, correspondiente al cierre de 2021, el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) consignó un crecimiento de 1.2 por ciento de Veracruz, con relación al trimestre previo; y de 5.0 por ciento con relación al último trimestre del año anterior, 2020.

El pasado 28 de abril, el INEGI reveló que la entidad veracruzana fue el séptimo estado con mayor crecimiento en su economía.

En todo el país, durante el cuarto trimestre de 2021 hubo 15 entidades que registraron avances en materia económica; una de ellas fue Veracruz, con un crecimiento trimestral de 1.2. sólo 7 estados registraron mejores números.

En el acumulado anual, Veracruz cerró con un avance de 5 puntos porcentuales; nada mal, sobre todo si se considera que únicamente 8 estados del país alcanzaron aunque sea parcialmente la meta de la recuperación económica.

Esas cifras corresponden a 2021; hay que recordar que el año anterior, 2020, la actividad económica veracruzana decreció en 6.3 por ciento, según INEGI.

En 2020, las actividades primarias –ganadería y agricultura– salvaron a la entidad de la catástrofe económica, al representar un crecimiento a tasa anual de 10 por ciento. El problema fue que las actividades secundarias, básicamente industria y construcción, registraron una caída de 13 por ciento, en tanto que las actividades terciarias, comercio, transportes, turismo y servicios, decrecieron en 4.5 por ciento.

Ese desplome en la actividad económica, registrado en 2020 como consecuencia de la pandemia de Covid-19, deprimió a todos los sectores productivos, con la única excepción de la agricultura, la ganadería y las actividades forestales y pesqueras.

Lo explicaba bien el alcalde de Martínez de la Torre, Rodrigo Calderón Salas, cuando expuso que la pandemia afectó a todos, menos a los productores agropecuarios, debido a que con o sin contagios, la población sigue alimentándose; pero fuera de las actividades primarias, todos resintieron los efectos de un problema de salud pública que ha causado, hasta hoy, cerca de 16 mil 500 defunciones en Veracruz, de acuerdo con datos oficiales.

Los representantes de las cámaras empresariales con presencia en la entidad ven con cierto optimismo la desaceleración del ritmo de los contagios de Covid, pero lo cierto es que prospectiva que manejan los especialistas en economía y finanzas indican que para alcanzar los niveles previos a la pandemia, pasarán al menos otros dos años.

El Observatorio de Finanzas Públicas y Desarrollo Regional de la Universidad Veracruzana, por ejemplo, dio a conocer en enero pasado que será hasta 2024 cuando la entidad alcance nuevamente el valor de Producto Interno Bruto que tenía en 2019; y que regresar a los niveles de la actividad económica estatal será posible hasta 2027.

En las proyecciones del Observatorio, el crecimiento económico de Veracruz será de 2 por ciento en 2022; y 1.9 en 2023 y 2024; parecen estimaciones sumamente conservadoras; en todo caso, esperemos que se queden cortas.

A fin de cuentas, lo importante ya no es tanto el crecimiento, sino evitar que el barco de la economía veracruzana se siga hundiendo aún más. @luisromero85


Comparte