El cacicazgo de Soteapan se opone a respetar la voluntad de los campesinos de las congregaciones / Samuel Aguirre Ochoa

Comparte

Samuel Aguirre Ochoa

A fines de marzo y principios de abril se llevaron a cabo las elecciones para agentes y subagentes municipales en las distintas congregaciones de todos los municipios del estado. Estas autoridades son los enlaces entre la autoridad municipal y cada pueblo, a través de los cuales se tramitan la solución de los problemas concretos de cada comunidad y de las personas en particular, precisamente por eso, revisten gran importancia para los ciudadanos.

Aunque estas elecciones se llevan a cabo solo tres meses después de la toma de posesión de las autoridades, el comportamiento de las fuerzas políticas ya no es igual. Muchas veces se rompen las alianzas que existían a nivel municipal y se establecen otras nuevas en cada congregación. Sin embargo, las fuerzas fundamentales se alinean siguiendo un patrón, los cacicazgos y los más ricos de los pueblos buscan lanzar sus propios candidatos y, de otro, la gente humilde busca poner a un representante que impulse el desarrollo y el progreso de toda la comunidad. Estas dos corrientes tienen intereses contrarios y muchas veces antagónicos.

Por eso es que, cuando terminan los procesos a nivel municipal, los perdedores interponen demandas ante el Tribunal Electoral de Veracruz y, como es de suponerse. para hacerlo se requiere pagar abogados, lo que en la inmensa mayoría de las no puede hacer la gente pobre. Quienes sí tienen dinero para pagar asesores legales son los riquillos y los caciques para llevar los asuntos a las instancias judiciales y ante las autoridades estatales a quienes les piden intervengan a su favor, lo que trae como consecuencia que se impongan los intereses económicos de unos cuantos por encima de los intereses de cada población. Pondré tres ejemplos de este tipo en el municipio de Soteapan:

El primero es la congregación de Ocozotepec en donde el pasado 3 abril, Luis Octavio Arizmendi Ramírez, ganó la elección de manera aplastante con una gran diferencia de votos, la diferencia fue de 235 votos sobre el candidato perdedor. Las elecciones se realizaron de manera legal y tranquila, se levantaron las respectivas actas circunstanciadas donde no hubo ninguna queja de parte de los representantes de los otros candidatos y la Junta Municipal Electoral, después de revisar la contestación le otorgó la constancia de mayoría y el sello que lo acredita como agente municipal legalmente electo. A pesar de esto, los partidarios de Morena interpusieron una demanda ante el Tribunal Electoral de Veracruz y, violentando el Estado de Derecho, mantienen tomado el edificio de la agencia municipal de Ocozotepec. Es decir, los de Morena, quienes se dicen democráticos y en defensa de los pobres, quieren ganar a como de lugar en alianza con los caciques del pueblo.

El segundo caso es en el poblado llamado Colonia Benito Juárez en donde la situación es similar, el ciudadano Quintín Ramírez López ganó las elecciones de manera clara y contundente con una diferencia de seis votos. Las elecciones también se efectuaron de manera pacifica. Hubo una elección copiosa de más de mil 200 votos y en las actas circunstanciadas no se registró ningún incidente, por parte de los representantes de los otros candidatos. Sin embargo, el candidato perdedor apoyado por gente de Morena y por personas incrustadas en la administración municipal de Soteapan, también mantienen tomado el edificio de la agencia municipal, generando violencia y zozobra en la comunidad.

También nos conviene mencionar la maniobra que hicieron las autoridades municipales en contra de Juan Jiménez Juárez, uno de los candidatos de la congregación La Florida, quien perdió la elección en contra de una persona que no tenía la residencia en el poblado, pero que ilegalmente le fue otorgada ésta por las autoridades y que le inyectó grandes cantidades de dinero a su campañas .

Las autoridades municipales, hasta el momento no han hecho nada para tratar de resolver este problema, se mantienen pasivos ante la violación del Estado de Derecho y, al final de cuentas, con su actitud, están respaldando al grupo de Morena y serán los responsables de cualquier acción violenta que se desencadene en estos pueblos.

INACCIÓN ANTE PROBLEMAS GRAVES EN EL MUNICIPIO

Ahora qué visite el municipio de Soteapan, muchos pobladores me pidieron que denunciara ante la opinión pública que existen problemas sumamente graves que son urgentes de atender y resolver porque están afectando seriamente a la población:

1) La luz eléctrica se va dos o tres veces por semana debido a la falta de inversión de la Comisión Federal de Electricidad en el reemplazo de los transformadores que son demasiado pequeños para cubrir las necesidades de la población. Lo que deja incomunicada a la gente porque se va la señal telefónica y se descomponen los aparatos electrodomésticos, se incrementa la inseguridad y se generan múltiples problemas a las familias que tienen que mantenerse en la oscuridad. Lo mismo con el servicio de agua potable, pues no hay agua la mayor parte de los días de la semana.

2) El servicio de recolección de basura es muy malo, apenas la recogen dos veces por semana, debido a que por indicaciones del gobierno estatal tuvieron que cerrar el basurero municipal y ahora los camiones tienen que trasladarla hasta un lugar muy lejano, tienen que ir a depositar la basura hasta Ixtagapa, municipio de Acayucan y pagar una cantidad grande de dinero por viaje. Hay quejas de los pobladores y exigen a las autoridades estatales y municipales se resuelva este problema.

3) El centro de salud existente esta deteriorado en grado extremo, las personas que van enfermas al llegar al lugar se acaban de deprimir y como ya es conocido no cuenta con los medicamentos necesarios. El hospital que se estaba construyendo en la cabecera municipal, está inconcluso y no se ve para cuándo se vayan a reiniciar los trabajos pues están detenidos desde hace varios años. La actual administración municipal y la Secretaría de Salud quieren sustituir la prestación de este fundamental servicio con caravanas de salud, que en realidad no resuelvan nada.

La situación de los popolucas de Soteapan es complicada y tienen que unirse como un solo hombre y luchar para arrancar el presupuesto del gobierno para remediar estos y otros graves problemas.


Comparte