Hora cero

Comparte

El cierre del Acuario

Luis Alberto Romero

El Acuario de Veracruz sigue cerrado, por los sellos de clausura que fueron colocados por el Gobierno del Estado, a través de la Procuraduría del Medio Ambiente.

Hasta ahora han trascendido tres posibles causas para el cierre: la celebración de una fiesta particular en 2019; la falta de transparencia del Patronato, que se habría negado a entregar cuentas; y el supuesto descuido en las condiciones en que se encuentran los animales que resguarda.

En torno al hecho circulan versiones encontradas; lo cierto es que dicho espacio fue cerrado el pasado miércoles, ante la inconformidad de los prestadores de servicios que trabajan en el lugar.

Sobre ese asunto, este sábado el gobernador Cuitláhuac García aclaró que el cierre del Acuario obedeció a la negativa del Patronato a entregar las cuentas que le requirieron; que no se ha informado sobre la muerte de un manatí, ni sobre la fiesta particular de hace tres años.

El mandatario estatal dijo que dicho espacio se abrirá pronto, aunque no aclaró cuándo.

Este lugar, que tiene como objetivo la conservación de las especies marinas, fue cerrado, a pesar de que es uno de los principales atractivos turísticos del Puerto de Veracruz; y contribuye a generar ingresos para decenas, cientos de prestadores de servicios y comerciantes.

Respecto a los sellos de clausura, este domingo el Patronato emitió un comunicado en el que expone que pese a que no es de la jurisdicción de la dependencia estatal (PMA), entregará la documentación en aras de la transparencia.

Indica también que la operación del Acuario se rige en estricto apego al marco legal y cumple las Normas Oficiales Mexicanas y Convenciones Internacionales; que cuentan con registro vigente ante la Semarnat para operar como Unidad de Manejo Ambiental y que cumplen con todo lo establecido en la Ley General de Vida Silvestre y su reglamento.

El Acuario de Veracruz, expone el Patronato, cuenta con profesionales especializados que garantizan el bienestar animal de cada especie, además de ser el único acuario certificado por AZA en Latinoamérica.

En efecto, este espacio ha recibido el reconocimiento tanto de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, PROFEPA, como de instancias internacionales, por su contribución a la conservación de las especies marinas.

Este domingo, por cierto, trabajadores del Acuario, empresarios y comerciantes cuyos ingresos dependen de la operación de dicho espacio, participaron en una manifestación para exigir la reapertura de ese atractivo turístico.

Los inconformes dijeron que al cerrar las puertas del Acuario no sólo se afecta al Patronato o a los trabajadores, sino a una larga cadena de artesanos, comerciantes y prestadores de servicios.

Este fin de semana circularon en redes sociales notas sobre el exceso que habría cometido la administración estatal al clausurar el Acuario, dado que este inmueble se encuentra sobre Zona Federal, por lo que el gobierno de la entidad no tendría facultades para aplicar una multa.

Lo cierto es que el problema se prolonga; el Acuario sigue clausura; y al existir al menos tres probables motivos para la colocación de los sellos, el gobierno del Estado no ha sido totalmente claro sobre la causa que motivó el cierre.

A propósito, en redes sociales comenzó a circular la campaña “SOS Acuario”, para defender a este sitio turístico. @luisromero85


Comparte