Al pie de la letra

Comparte

VITOL: NAHLE BAJO SOSPECHA

Raymundo Jiménez

Vitol, una petrolera trasnacional de origen holandés que a partir de la reforma energética de 2013 su principal negocio en México ha sido la importación y comercialización de combustibles más que la extracción y refinación, ya confesó en un juicio que enfrenta desde el 3 de diciembre pasado en Estados Unidos a qué funcionarios de Pemex y de la Secretaría de Energía sobornó entre 2015 y 2020, pero en la conferencia mañanera de ayer jueves el presidente Andrés Manuel López Obrador se negó a revelar sus nombres aunque se comprometió a investigar este caso de corrupción que involucra también a su gobierno.

Según documentos obtenidos por Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), Vitol consiguió permisos para importar 57 mil millones de litros de combustible en los últimos días del sexenio del ex presidente Enrique Peña Nieto y en los primeros dos años de la presente administración.

Javier Aguilar, un mexicano residente en Houston que enfrenta este proceso en una Corte en Nueva York por supuestamente haber intervenido como directivo de Vitol en una red de pago de sobornos en Ecuador, es acusado de corrupción también por firmar un contrato de suministro de etano por 237 millones de dólares en Pemex (equivalente a 4 mil 500 millones de pesos) para el periodo 2018-2020, el cual, según la Auditoría Superior de la Federación, fue pagado con sobrecostos. También aparece como firmante en contratos y procedimientos de licitación con la Comisión Federal de Electricidad y el Puerto de Veracruz.

El 29 de noviembre de 2018, dos días antes de que Peña dejara la Presidencia, Vitol obtuvo de la Secretaría de Energía diez permisos para la importación de hasta 35 mil millones de litros de gasolinas, diésel, aceites, crudos ligeros y turbosina. Luego, el 4 de diciembre de ese mismo año, cuando López Obrador acababa de asumir la Presidencia, se otorgó un nuevo permiso a Vitol para importar 11 millones de litros de crudos ligeros. La titular de Energía ya era Rocío Nahle.

Once meses después, el 15 de noviembre de 2019, se otorgaron a Vitol otros seis permisos para la importación de 22 mil 360 millones de litros de combustible –principalmente gasolina–, según documentos oficiales de la Dirección General de Petrolíferos de la Secretaría de Energía.

MCCI tuvo acceso a un contrato con vigencia de 2018 a 2020, en el que la compañía acordó venderle a Pemex-Etileno hasta 720 mil toneladas de etano importado para distribuirlo a los complejos petroquímicos de Cangrejera y Morelos, de Coatzacoalcos.

Con el insumo importado se cubriría el déficit que enfrentaban las plantas de Pemex, tras los compromisos establecidos desde el gobierno del ex presidente Felipe Calderón de suministrar 66 mil barriles diarios de etano a la planta Etileno XXI, propiedad de Braskem, filial de Odebrecht.

Originalmente el contrato se había asignado en mayo de 2018 a Sabic Petrochemicals, pero la compañía con sede en los Países Bajos declinó al mes siguiente. El contrato se asignó entonces a Vitol para suministrar etano por 237 millones 614 mil dólares, con vigencia hasta el 31 de diciembre de 2020, en los dos primeros años del gobierno de López Obrador.

Inclusive la Auditoría Superior de la Federación detectó que Vitol había vendido el etano muy caro a Pemex, ya que el precio acordado fue de 321.30 dólares la tonelada, equivalente en la fecha del contrato a 6 mil 388 pesos, mientras que Pemex Transformación Industrial estaba comercializando el mismo insumo a Etileno XXI en 2 mil 727 pesos.

 

NACHO MORALES: ‘UN NUEVO COMIENZO’

De los tres alcaldes priistas del distrito de Perote, el que hasta ahora parece estarle cumpliendo mejor a su pueblo es Juan Ignacio Morales Guevara, de Altotonga, quien del 29 de abril al 10 de mayo organizó la mejor feria popular de la región, con más de 30 mil asistentes y una derrama económica de 5 millones de pesos que benefició a cientos de familias que se dedican al comercio y la prestación de servicios.

Nacho, como popularmente lo llaman sus coterráneos, busca aprovechar de la mejor manera la oportunidad que los electores le dieron en las urnas en junio del año pasado, luego de que en 2017 se quedó con el bat al hombro en una apretada votación.

En junio en 2021 contendió abanderado solo por el PRI, sin coalición, y barrió a pesar de las zancadillas que de su propio partido le pusieron postulando por el PRD a otro ex militante del tricolor.

Morales Guevara es un joven impetuoso que en cuatro años quiere lograr lo que otras administraciones municipales no pudieron hacer para transformar a Altotonga, un pintoresco municipio la región central de Veracruz al que para empezar se ha propuesto convertir en Pueblo Mágico por las bellezas naturales que posee y la riqueza de su gastronomía y hospitalidad y calidez de su gente que lo distingue.

De ahí el slogan de su administración municipal: “Altotonga, un nuevo comienzo”.

¿Lo conseguirá a pesar de las limitaciones financieras que le heredaron? Ya se verá, pero al menos por ganas no quedará.

 


Comparte