Hora cero

Comparte

Ex alcaldes, barbas a remojar

Luis Alberto Romero

El Órgano de Fiscalización Superior de Veracruz, ORFIS, interpuso 5 denuncias contra los responsables del manejo de los recursos en los ayuntamientos de Ángel R. Cabada, Lerdo de Tejada, Naranjos-Amatlán, Tecolutla y Yecuatla.

Dichas denuncias derivan de la revisión a las cuentas de 2019, cuando esos ayuntamientos eran encabezados por Arturo Hérviz Reyes, Hermas Cortés García, Víctor Román Jiménez, Juan Ángel Espejo, y Fidencio Romero Ortega, respectivamente.

Salvo el caso de Naranjos, que era gobernado por Nueva Alianza, los otros cuatro tenían el común denominador de tener alcaldes surgidos de la coalición PAN-PRD.

El caso más destacado es el de Arturo Hérviz Reyes, ex senador perredista, ex diputado local y federal, y ex candidato al Gobierno de Veracruz en 1998.

El caso es que entre los cinco ayuntamientos presentan un presunto daño patrimonial que podría superar los 45 millones de pesos, pero casi mitad de ese monto fue observado a las cuentas de Arturo Hérviz, a quien le detectaron irregularidades por más de 20 millones.

También llama la atención la denuncia contra el ex alcalde panista de Tecolutla, Juan Ángel Espejo, porque se trata de un ayuntamiento que maneja poco presupuesto, pero cuyo monto de irregularidades se ubicó arriba de los 13 millones de pesos.

Aunque son las más recientes, estas no son las únicas denuncias que ha recibido la Fiscalía General del Estado, por parte del ORFIS, por presuntas irregularidades en las cuentas públicas de los ayuntamientos veracruzanos.

Faltan todavía las denuncias que con seguridad se registrarán como consecuencia de las auditorías realizadas a los ejercicios 2020 y 2021, que están en marcha.

En lo que corresponde al ejercicio 2020, por ejemplo, el ORFIS realizó 483 auditorías a los municipios de Veracruz, además de otras 26 a entes paramunicipales.

Como resultado de esas auditorías al ejercicio 2020, el ORFIS reportó mil 822 observaciones a los ayuntamientos, por un monto que supera los mil 682 millones 472 mil pesos. A ese monto podría ascender el presunto daño patrimonial cometido por las anteriores administraciones municipales.

Eso sin contar con 13 observaciones por más de 32 millones de pesos, relacionadas con el manejo de la deuda pública por parte de los municipios.

Entre las observaciones más frecuentes se encuentran los anticipos a sueldos y salarios, así como de obra pública, no amortizados o recuperados; los saldos de deudores cancelados, sin evidencia documental; las erogaciones sin comprobar; la adquisición de bienes o servicios sin observar las normas; y los saldos no ejercidos de recursos federales.

En cuanto a la obra pública, los motivos más frecuentes para las observaciones se relacionan con obras sin operar; ejecutadas de forma irregular; trabajos inconclusos; y pagos excesivos.

Para dimensionar el tamaño del probable daño patrimonial, basta decir que ningún ayuntamiento veracruzano quedó exento de observaciones a la cuenta pública de 2020; y todavía falta el resultado de la revisión a 2021, “el año de Hidalgo”, como se le conoce al último ejercicio de las administraciones, de tal manera que lo predecible es que las denuncias contra los ex alcaldes, ex síndicos, es directores de obras y ex tesoreros, continuarán. @luisromero85

 


Comparte