Café de la mañana de José Luis Enríquez/Y ahora, ¿Qué sigue?

Comparte

Y ahora, ¿Qué sigue?

José Luis Enríquez Ambell

Finalizó el periodo de la declaración de modificación patrimonial.

Es de destacar la relevancia de cumplir con la obligación, como forma de que los servidores públicos garanticen su desempeño con apego a las normas jurídicas y presupuestales que regulan su actuación y evitar sorpresas.

Ahora viene el seguimiento del órgano de control a dichas declaraciones, verificar los datos, ver y saber si hubo algún crecimiento desproporcionado del patrimonio o en caso de la omisión de dicha obligación de los servidores públicos, proceder normativamente.

Hace unas horas finalizó el plazo de ley para quienes debieron presentarla y fue evidente apreciar hasta muy tarde las filas de personas queriendo cumplir, lo que habla bastante bien de todos.

El tema de fondo es que a pesar de la aparente y excesiva información que solicitan, los ojos de la sociedad están ávidos de que se explique, por quiénes las analizan con rigor, si todo y todos están regulares entre sus ingresos y egresos.

Dicho de otra forma, quienes lo hacen de manera simplificada no ponen bienes patrimoniales ni deudas sólo ingresos del año, pero aún así se debe checar si hay o no una evolución patrimonial dentro de la legalidad.

Es importante referir que uno de los objetivos principales génesis de las reformas constitucionales anticorrupción, versan sobre la verificación a través de la evolución patrimonial de los servidores públicos en un ejercicios fiscal anterior.

Incluso la Ley del Impuesto Sobre la Renta señala cuando un servidor público debe acompañar a la declaración de situación patrimonial e interés, su declaración anual fiscal, en la hipótesis más relevantes: el ingreso sea mayor a 400 mil pesos anuales o tenga otros ingresos, entre otros.

Con estos elementos el OIC tendrá la posibilidad de revisar y cotejar ambas declaraciones para verificar si existe o no consistencia, es decir, se realizará una evolución patrimonial.

Finalmente, el acuse de recibido de la declaración no es garantía de que todo está dentro de la norma.

¡ ES CUANTO !


Comparte