Pentecostés, el gran regalo de Pascua

Comparte

Comunicado de la Arquidiócesis de Xalapa

Cincuenta días después de la Pascua celebramos en la Iglesia Católica la solemnidad de PENTECOSTÉS, se trata de la efusión de uno de los dones más importantes que Cristo dejó a la Iglesia como fruto de su resurrección, el don del ESPÍRITU SANTO.
Muchas veces, especialmente en sus discursos de despedida, Jesús prometió el Espíritu Santo. En Pentecostés Jesús cumple esta promesa como lo narra el libro de los Hechos de los Apóstoles (Hech 2, 1-11). San Juan evangelista, por su parte, coloca el envío del Espíritu Santo la misma tarde del día de Pascua (Jn 20, 19-23), para darnos a entender que el Espíritu Santo es el don más importante de Cristo Resucitado.
El libro de los Hechos de los Apóstoles (Hech 2, 1-11) narra el acontecimiento de Pentecostés de una manera extraordinaria; el relato está lleno de signos bíblicos del Antiguo Testamento que aparecen en las teofanías: los truenos, el ruido que viene del cielo, la ráfaga de viento, el viento huracanado, las lenguas de fuego. Todas estas expresiones hacen referencia a alguna manifestación divina. La mención de San Lucas que en Pentecostés estaban presentes muchas personas provenientes de una gran variedad de pueblos, recuerda la profecía de Joel que dice: “enviaré mi espíritu sobre toda carne” (Joel 2, 28).
Se necesita además subrayar la conexión de Pentecostés con el episodio de la Torre de Babel en Gn 11. Los pueblos por presunción y alejamiento de Dios estaban divididos, dispersos y no se comprendían más. Había una gran confusión. En el caso de Pentecostés, bajo la acción del Espíritu Santo, se favorece la unidad de la familia humana. El Espíritu Santo es la fuerza divina capaz de unir a los diferentes pueblos en una sola familia, es la fuente de unidad y de comunicación.
El Espíritu Santo es el gran regalo que Cristo Resucitado ofrece a la Iglesia, es fuente de transformación, hace posible una nueva creación, es principio de purificación y es el alma de la misión de la Iglesia. Estos elementos los encontramos en la visión que el evangelista San Juan nos dice en Jn 20, 19-23.
EL REGALO DE PASCUA. San Juan nos presenta al Espíritu Santo como el gran don ofrecido a la Iglesia el mismo día de la Resurrección de Cristo. Por eso menciona que Jesús entregó el Espíritu la tarde del primer día de pascua. Luego de soplar sobre ellos, les dijo “reciban el Espíritu Santo” (Jn 20, 22). El Espíritu Santo es el gran don de Cristo resucitado a la comunidad cristiana.
LA TRANSFORMACIÓN. Antes de la aparición de Cristo resucitado, los discípulos están encerrados y llenos de miedo dentro de una habitación, pero una vez que Cristo se les aparece, ellos se llenan de una gran alegría (Jn 20, 20). Se trata de la misma alegría que caracterizó a María Santísima, porque ella estaba llena del Espíritu Santo. Es la alegría de Zaqueo por encontrarse con Cristo. El Espíritu Santo siempre transforma a las personas.
EL SOPLO DIVINO. Dice el evangelio que luego de darles el saludo de la Paz, Jesús sopló sobre ellos (Jn 20, 22). Esta imagen recuerda las primeras páginas de la Biblia, cuando Dios hace una figura de barro, sopla sobre ella y surge el primer ser humano (Gn 2,7). El soplo divino hace que el hombre viva, gracias al soplo de Dios, es como surge el ser humano. Ahora bien, con la resurrección de Cristo y el don del Espíritu Santo, se lleva a cabo una nueva creación. Cristo y el Espíritu Santo hacen nuevas todas las cosas.
EL ESPÍRITU SANTO COMO PRINCIPIO DE PURIFICACIÓN. Al entregar el Espíritu Santo, Jesús habla del perdón de los pecados (Jn 20, 23). Este es otro regalo de la resurrección de Cristo. El Espíritu Santo es fuente de purificación. Gracias a la acción del Espíritu Santo la iglesia puede administrar el perdón de los pecados. El Espíritu santo nos purifica y nos hace santos delante de Dios.
LA MISIÓN DE LA IGLESIA. La comunidad cristiana es consciente de que la misión de hacer presente a Cristo en el mundo, no puede ser posible sin la ayuda del Espíritu Santo. El Espíritu Santo es el alma de la misión de la Iglesia. Sin el Espíritu Santo no sería posible llevar a cabo la evangelización. Así como el Padre ha enviado a Cristo al mundo para mostrarnos el rostro de Dios, de igual manera la Iglesia está llamada a hacer presente el rostro de Cristo. “Como el Padre me ha enviado, así también los envío yo” (Jn 20, 21).
Que la efusión del Espíritu Santo nos renueve a todos los bautizados, que nos impulse a la misión y haga de nosotros nuevas criaturas agradables a Dios.

Pbro. José Manuel Suazo Reyes


Comparte