La vuelta a Veracruz en un teclazo

Comparte

Otra pifia de la fiscal Verónica Hernández Giadans

 

Yamiri Rodríguez Madrid

Si para la Fiscalía y el gobierno estatal es un logro detener a un feminicida 14 meses después, estamos en la olla en Veracruz. Curiosamente, la semana pasada, la fiscal Verónica Hernández Giadans creyó dar dos campanazos con la detención de los presuntos feminicidas de Viridiana Moreno y de Monserrat Bendimes, pero lo único que hizo fue evidenciar las múltiples fallas que tienen y su carencia de sensibilidad.

Primero: curiosamente se pusieron las pilas luego de que el caso de Viridiana llegara a la conferencia mañanera del Presidente y que en el Congreso de Veracruz se presentara la Ley Monse que busca castigar a quienes ayuden a escapar a un feminicida.

Segundo: en el caso de Marlon N., el presunto feminicida de Monse, la FGE emitió un comunicado en el que informa que había “detenido” y repito, “detenido” al sujeto, luego de un cateo que hicieron en la casa de su abuela, en Mérida, Yucatán.   Pero el teatro solo duró unos minutos porque inmediatamente comenzaron a circular fotografías donde Marlon se había entregado en las instalaciones de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH).  De acuerdo con cualquier diccionario, detener significa arrestar, poner preso; entregarse es rendirse o dejar de enfrentarse a alguien.

Tercero: sin la menor empatía con las víctimas y sus familias, comenzaron a circular su campaña en redes de “Yo confío en la Fiscal; queremos más mujeres con las agallas de nuestra fiscal”.   ¿De verdad cree que eso piensan los padres de Monse, de Viridiana, del joven que hace unos días metió a la cárcel confundiéndolo con el asesino de las dos reporteras del sur?

Dicen que halago en boca propia es vituperio y si la Fiscal estuviera tan segura de que su trabajo y resultados la avalan, no perdería el tiempo con campañas ridículas que lejos de ayudarla, le restan seriedad y la proyectan como superflua, más preocupada en conservar la silla que en entregar resultados en un estado que, dicho sea de paso, es de los más violentos del país, pero así se las gasta ella.

@YamiriRodriguez


Comparte