Al pie de la letra

Comparte

FISCALÍA EN PROBLEMAS

Raymundo Jiménez

¿Alguien recuerda cuando hace 12 años, la noche del 10 de abril de 2010, la Presidencia de la República tuvo que desmentir a su titular, Felipe Calderón, debido a que por la mañana el mandatario había afirmado que el administrador de la Aduana Marítima de Veracruz, Francisco Serrano Aramoni, secuestrado el 1 de junio de 2009, había sido encontrado “asesinado”?

En efecto, cuando la información ya se encontraba en portales electrónicos de diferentes medios de comunicación y la noticia había causado revuelo en Veracruz, la Presidencia de la República se vio obligada a puntualizar que Serrano Aramoni no fue “asesinado”, sino que se encontraba en calidad de “desaparecido”.

Y es que en la mañana, durante el acto de Jura de Bandera de los cadetes de la Heroica Escuela Naval de Antón Lizardo, municipio de Alvarado, Calderón había confirmado públicamente el asesinato de su amigo Serrano Aramoni, quien un año antes había sido “levantado” por sicarios de Los Zetas en un operativo montado en el puente Morelos, en el centro histórico del puerto jarocho, por agentes de la Dirección de Tránsito y Vialidad.

Sin embargo, posteriormente, en un comunicado emitido desde Los Pinos, la Presidencia señaló que la información vertida en dicho evento por el propio titular del Ejecutivo Federal en el caso del administrador de la Aduana Marítima de Veracruz era “errónea”, ya que estaba “basada en versiones ofrecidas por personas implicadas en las averiguaciones, las cuales no han sido corroboradas”.

Según la Presidencia de la República, desde el momento en que tuvo conocimiento del secuestro del funcionario federal, la Procuraduría General de la República (PGR) “ha hecho uso de todos los instrumentos a su alcance para lograr su localización”. Inclusive, en una de sus visitas al recinto portuario de Veracruz, posterior a la desaparición de Serrano Aramoni, y en presencia del entonces gobernador Fidel Herrera Beltrán, Calderón ofreció el pago de 10 millones de pesos a quien proporcionara informes sobre el paradero del administrador de la Aduana Marítima.

En el mismo comunicado, donde se desmentía la versión presidencial sobre el caso, el gobierno federal refrendaba su compromiso de mantener abierta toda línea de investigación que permitiera esclarecer los hechos, conocer su paradero y “aplicar a sus agresores las sanciones que correspondan conforme a derecho”.

Hoy, casualmente, la Fiscalía General del Estado (FGE) a cargo de Verónica Hernández Giadáns, se encuentra en una situación similar en el caso de Viridiana Moreno Vázquez, cuyos padres han reiterado que los restos del cadáver hallado en Chachalacas no corresponden a los su hija, desaparecida el 18 de mayo en Ciudad Cardel, a donde había acudido por una oferta de trabajo, y por cuyo supuesto feminicidio fue capturado el jueves pasado en la ciudad de Querétaro Juan Carlos “N” y/o Greek “N”, un presunto asesino serial de mujeres investigado también por las fiscalías estatales de Morelos, Puebla y el Estado de México.

Este viernes, en conferencia de prensa, los señores Enrique Moreno y Aurora Vázquez afirmaron que los restos no pertenecen a su hija porque, entre otros detalles, no tienen las cicatrices ni los tatuajes que posee Viridiana.

Así que mientras no aparezca el verdadero cadáver de la joven oriunda del municipio de Tlaltetela, ésta seguirá legalmente en calidad de “desaparecida” y, por ende, la Fiscalía veracruzana no podrá imputarle a Juan Carlos “N” y/o Greek “N” la autoría de su presumible feminicidio.

 

MORENA DOMINA EL PACÍFICO Y EL GOLFO

No avasallaron en los seis estados en disputa como presumían los dirigentes y aspirantes presidenciales de Morena, pero sí se adjudicaron cuatro, entre ellos Oaxaca, Tamaulipas y Quintana Roo, con los cuales tendrán todo el control político de los litorales del Océano Pacífico, el Golfo de México y el Caribe, pues en el occidente ya gobiernan desde 2021 Guerrero, Michoacán, Colima, Nayarit, Sinaloa, Sonora y Baja California Norte, además de Baja California Sur, mientras que en el oriente la entidad tamaulipeca, actualmente en poder del PAN, se viene a sumar a las de Veracruz, Tabasco y Campeche.

El gran perdedor es el PRI, que entregará Oaxaca e Hidalgo, pues el PAN logró retener los estados de Aguascalientes y Durango.

Y ni para decir que como integrante de la alianza opositora el partido tricolor fue determinante en el triunfo del blanquiazul, pues en Aguascalientes, por ejemplo, Movimiento Ciudadano obtuvo más votos que el Revolucionario Institucional.

En esa entidad, la coalición encabezada por Acción Nacional le sacó una ventaja de 19 puntos aproximadamente a Morena, y de 15 en Durango.

 


Comparte