Al pie de la letra

Comparte

SALUD: NEGLIGENCIA CRIMINAL

Raymundo Jiménez

En su conferencia de prensa de este jueves, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que no se puede ir del gobierno sin cumplir con su promesa de dar atención médica y medicamentos gratuitos a todos los mexicanos, para lo cual se comprometió a resolverlo en un año, o sea, en la víspera de la sucesión presidencial de 2024.

El mandatario admitió que el derecho a la salud no es nada sencillo, “más cuando se viene de un régimen corrupto”, pero presumió que actualmente hay un 90 por ciento de abasto de medicamentos en los hospitales y clínicas del país; sin embargo, reconoció que este derecho, consagrado en el artículo 4° de la Constitución, “es letra muerta”.

En el caso de Veracruz, la abrupta salida del doctor Roberto Ramos Alor de la Secretaría de Salud exhibió una serie de negligencias que hacen entender lo complicado que ha resultado para el Presidente cumplir con este propósito. Y es que el corrupto galeno sureño, por inepto, era responsable también de la coordinación de los servicios federales de salud en el estado.

Hace tres semanas, el ex secretario difundió un video para justificar su sorpresiva renuncia. Dijo que ya había acordado con el gobernador Cuitláhuac García retirarse después de la pandemia del Covid –¿¿¡¡acaso ya concluyó!!??– para regresar a su consultorio particular de Coatzacoalcos. Ramos Alor señaló que él pertenece a un equipo político del sur de Veracruz –el de la secretaria de Energía, Rocío Nahle, fuerte aspirante a la gubernatura que ayer apareció en la sesión de la LXVI Legislatura local que se realizó en su ciudad adoptiva– por lo que buscaba estar más cerca de sus compañeros y continuar con su profesión.

Muy pocos le creyeron, pues días antes personal del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) había detectado en un almacén de Xalapa cerca de 900 mil piezas de medicamentos oncológicos a punto de caducar, cuando los padres de niños con cáncer acusaban desabasto en el Hospital de Alta Especialidad de Veracruz (HAEV).

Ello lo confirmó en un comunicado oficial la subdirectora de Planeación de Suministro de Medicamentos y Material de Curación del Insabi, Sandra Paola Arellano Cruz.

Ayer, el reportero José Topete, del diario digital alcalorpolitico.com, publicó que durante la reunión de trabajo número 48 con familiares de menores con cáncer, en la que se dio seguimiento a los acuerdos establecidos en sesiones anteriores con autoridades del hospital porteño y del gobierno del estado, se expuso a los funcionarios de la dependencia federal la falta de equipos básicos para atender a los niños con este padecimiento, señalando concretamente que el HAEV cuenta con un tomógrafo que no funciona, por lo que la situación sigue igual. Y que tampoco cuenta con aparatos de ultrasonido ni de Rayos X para el tratamiento de sus hijos.

El periodista relató que una madre de familia cuestionó el retraso en la rehabilitación de la Torre Pediátrica y denunció también que en la farmacia del hospital no le surten la receta completa, pero que sí le ponen el sello de “entregado”.

Ante sus cuestionamientos, Enrique Pérez Olguín, coordinador de Operación y Distribución del Insabi, les explicó que la adquisición de los aparatos que requiere el hospital porteño “dependen de los trámites del Estado” ante el Centro Nacional de Excelencia Tecnológica en Salud y la Dirección General de Planeación y Desarrollo en Salud.

En la reunión, el funcionario federal precisó que para la adquisición de estos equipos, el gobierno del estado de Veracruz debe cumplir con los procesos establecidos, para que el Insabi financie lo solicitado. Para ello, se comprometió a establecer contacto con la administración estatal para verificar los trámites que ha hecho para lograr subsanar estas necesidades.

Sobre los avances en la rehabilitación de la Torre Pediátrica, Pérez Olguín recordó que el Insabi ya hizo la transferencia de recursos al estado de Veracruz para esta obra.

Pero al conocer que no se ha avanzado, ofreció que se pondrá en contacto con el titular de la Unidad de Coordinación Nacional de Infraestructura y Rehabilitación de Establecimientos de Salud del Insabi, Carlos Sánchez Meneses, para informar los avances de la remodelación en la próxima reunión con madres y padres de los niños con cáncer que son atendidos en el HAEV.

Y en relación con la posible falta de medicamentos o la omisión del Hospital de Veracruz de no surtir las recetas en tiempo y forma, Pérez Olguín recomendó que para evitar irregularidades de este tipo deberán notificarlo formalmente cuando ocurra, mediante un escrito que deberá estar dirigido a las autoridades hospitalarias para que el Órgano Interno de Control (OIC) pueda auditar dicho procedimiento.

En los más de tres años que Ramos Alor estuvo al frente del sector salud no hay nada realmente destacable por lo que se le pueda recordar positivamente cuando la administración del gobernador García Jiménez sea juzgada por la historia.

¿Y con gente de esta calaña aspira a gobernar Veracruz el siguiente sexenio la secretaria de Energía, Rocío Nahle?

 

 


Comparte