Rumbo al Sínodo 2021-2023 / Arquidiócesis de Xalapa

Comparte

Redacción

El pasado 11 de junio de 2022, teniendo como centro de encuentro el auditorio Miguel Sainz de la casa de la Iglesia de Xalapa, la Arquidiócesis de Xalapa llevó a cabo la clausura de la etapa diocesana del Sínodo 2021-2023, «Por una Iglesia Sinodal: Comunión, Participación y Misión”.

Conforme al programa diseñado por la vicaría de pastoral, que preside el P. Javier Sánchez, párroco de LA RESURRECCIÓN DEL SEÑOR en esta ciudad de Xalapa, desde las 8 am, comenzó a llegar un gran número de laicos, religiosas y sacerdotes provenientes de los 14 decanatos que integran el territorio diocesano, así como los sres. obispos Mons. Jorge Carlos Patrón Wong y Mons. José Rafael Palma Capetillo para participar en el cierre festivo de la etapa diocesana del Sínodo.

Entre las actividades de la jornada hubo cantos de animación dirigidos por el ministerio de música del movimiento de jóvenes de la Nueva Evangelización, se realizó además un momento de adoración ante el Santísimo Sacramento, y hubo un espacio de presentaciones «artísticas» coordinadas por cada uno de los decanatos. El encuentro diocesano se concluyó con la celebración de la Sagrada Eucaristía que fue presidida por el Arzobispo de Xalapa y concelebrada por un numeroso grupo de presbíteros.

En su mensaje el Arzobispo de Xalapa, resaltó la figura de San Bernabé, quien aunque no estuvo en el grupo de los 12 apóstoles sí aparece en la Iglesia naciente. Bernabé viene presentado en el libro de los Hechos de los Apóstoles como una persona buena, llena del Espíritu Santo y con mucho amor. Como Bernabé, “también todos nosotros poseemos estas tres cualidades porque Dios ha colocado una bondad natural en nuestro corazones”, señaló el arzobispo de Xalapa. Bernabé es el apóstol de hoy que lleva la buena nueva a las diferentes realidades que nos toca vivir.

El SÍNODO inició solemnemente el 9-10 de octubre del 2021 en Roma y el 17 de octubre de ese mismo año fue inaugurado en cada diócesis. Con la convocatoria al Sínodo, el Papa Francisco invita a toda la Iglesia a interrogarse sobre un tema decisivo para su vida y su misión: “Precisamente el camino de la sinodalidad es el camino que Dios espera de la Iglesia del tercer milenio”.

El Sínodo de los Obispos es un organismo consultivo creado por Pablo VI en el marco del Concilio Vaticano II, para pedir a obispos de todo el mundo que participen en el gobierno de la Iglesia, aconsejando al Papa sobre asuntos de interés para la Iglesia universal. Etimológicamente, la palabra “sínodo” deriva de los términos griegos syn (“juntos”) y hodos (“camino”), y expresa la idea de “caminar juntos”.
El Sínodo es una asamblea o un encuentro religioso consultivo, donde los obispos, reunidos con el Papa, intercambian información y experiencias, con el objetivo común de buscar soluciones pastorales que tengan aplicación en el conjunto de la Iglesia.
El Sínodo ayuda al Papa con sus consejos para la integridad y mejora de la fe y costumbres, y la conservación y fortalecimiento de la disciplina eclesiástica, y para estudiar las cuestiones que se refieren a la acción de la Iglesia en el mundo.
En el año 2023, en el mes de octubre con una duración aproximada de 3 a 4 semanas, el Sínodo de los Obispos se reunirá en su XVI Asamblea General Ordinaria, para tratar el tema ‘POR UNA IGLESIA SINODAL: COMUNIÓN, PARTICIPACIÓN Y MISIÓN’, a convocatoria del Papa Francisco.
Este Sínodo, en el que ya estamos participando, introdujo una novedad: el Sínodo de 2023 no sólo será la Asamblea de octubre de 2023, el evento donde participarán el Papa y los obispos, sino que es todo un proceso que involucra, además, al conjunto de los bautizados (sacerdotes, religiosos, laicos, hombres, mujeres, jóvenes, adultos…). En este Sínodo, el Papa Francisco quiere que toda la iglesia reflexione sobre la sinodalidad, un tema que él considera que es decisivo para la vida y la misión de la Iglesia.
El camino sinodal se articulará en tres grandes momentos: la etapa diocesana, la etapa continental y la etapa de la Iglesia universal. Con la clausura que se tuvo este pasado sábado en nuestra Arquidiócesis se cierra la fase diocesana y comenzaremos dentro de poco la fase continental.
Que el Espíritu de Dios nos ilumine para caminar juntos buscando hacer siempre la voluntad de Dios para darle gloria con nuestra vida participando en la construcción del reino de Dios.

Pbro. José Manuel Suazo Reyes


Comparte