Al pie de la letra

Comparte

PRI: RENOVARSE O MORIR

Raymundo Jiménez

Ante un posible escenario catastrófico de que el año próximo, en la antesala de la sucesión presidencial de 2024, el PRI sólo se quede con una gubernatura –la de Durango, la única que ganó en alianza con el PAN y PRD en las elecciones del domingo antepasado en seis estados–, un grupo de ex líderes priistas se reunirá este martes 14 con su dirigente nacional Alejandro “Alito” Moreno para analizar el momento “especialmente delicado” por el que atraviesa el partido tricolor, y “debatir y sobre todo reflexionar” acerca de los “últimos acontecimientos que atañen a nuestro instituto político y que sin exagerar pueden ser determinantes para su futuro…” 

La reunión, solicitada mediante una carta firmada por Claudia Ruiz Massieu, Carolina Monroy del Mazo, Manlio Fabio Beltrones, César Camacho Quiroz, Pedro Joaquín Coldwell, Beatriz Paredes, Humberto Roque y Miguel Ángel Osorio Chong generó algunos reclamos, como el expresado por Carlos Eduardo Gutiérrez Mancilla, dirigente nacional de la Red Jóvenes X México, quien publicó en Twitter: “‘Y cuando despertamos los Dinosaurios todavía estaban ahí’ que bueno que están volteando a ver al PRI pero más nos hubiera dado gusto verlos así de activos en las campañas, la política es hoy, ya no podemos seguir viviendo de glorias pasadas, ahora es cuando deben mostrar la UNIDAD (sic)”.

La reacción de este incondicional de Moreno era de esperarse, pues ya otros ex dirigentes, entre ellos el tabasqueño Roberto Madrazo, están demandando la renovación del Comité Ejecutivo Nacional priista que obviamente implica la salida del campechano y compañía.

Sin embargo, “Alito” se atrincheró y este miércoles envió por Twitter sendos mensajes en los que entrelíneas les dice a sus detractores que no piensa entregar el cargo partidista antes del año próximo. Y es que ese día difundió dos fotografías, una con Rodrigo Fuentes Ávila, presidente del Comité Directivo Estatal de Coahuila, y otra con Eric Sevilla Montes de Oca, dirigente tricolor del Estado de México, con los que ya trabaja para las elecciones de gobernador que se realizarán en 2023 en ambas entidades.

Pero el campechano sigue sin entender aún el demoledor mensaje que la ciudadanía les dirigió desde la elección de 2018 y que luego se replicó en 2021 en su propio estado, cuya gubernatura ganó su acérrima enemiga política Layda Sansores, de Morena, la cual filtró en el pasado proceso electoral una serie de audios en contra del dirigente del PRI que obviamente restaron votos a su partido, pues no sólo exhibió su presunto enriquecimiento ilícito sino también su método cavernícola de controlar y someter a los periodistas incómodos.

Aunque, en el caso de Hidalgo, el PRI perdió en buena medida también por la traición de Moreno al gobernador Omar Fayad, quien en 2019, cuando el campechano buscaba la dirigencia partidista, había pactado con él la postulación a la gubernatura del actual presidente municipal de Mineral de la Reforma, Israel Félix Soto, ex secretario particular y ex secretario de Gobierno de Fayad.

Y es que “Alito” maniobró para que la alianza tripartidista sacara como candidata del PAN en Hidalgo a su secretaria general del CEN del PRI, Carolina Viggiano, mientras que en Durango, donde gobierna José Rosas Aispuro, del partido blanquiazul, impusieron al priista Esteban Alejandro Villegas Villarreal, quien en 2016 contendió contra el mandatario de Acción Nacional.

¿Así piensa ganar en Coahuila y Estado de México el año entrante?

 

¿Y SI EL CANDIDATO ES EBRARD?

Este domingo, en el evento Unidad y Movilización para que siga la Transformación, que congregó a líderes, gobernadores, funcionarios de los tres niveles de gobierno y a miles de activistas y militantes de Morena en Toluca, Estado de México, menudearon las porras a favor del canciller Marcelo Ebrard, quien recién participó en la Cumbre de las Américas en la ciudad de Los Ángeles, California, en representación del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Sin embargo, el diputado Sergio Gutiérrez Luna, presidente de la mesa directiva de la Cámara baja del Congreso de la Unión, se puso la playera con la leyenda “Yo voy con Adán Augusto”, en apoyo al secretario de Gobernación, considerado uno de los tres presidenciables favoritos de AMLO.

En cambio, el diputado local Juan Javier Gómez Cazarín, considerado el embajador político del gobernador Cuitláhuac García y el cual repite como presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso del Estado, se tomó y difundió fotografías acompañado también del titular de la SEGOB y aparte con la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum.

Ya veremos a finales del año próximo quién le acertó a la “corcholata” preferida.

 

 


Comparte