Hora cero

Comparte

Hora cero

“Ambientalistas”, contra el Aquarium de Veracruz

Luis Alberto Romero

Resulta sospechoso, por decir lo menos, que luego de que la administración del Aquarium del Puerto de Veracruz pasara a manos del Gobierno del Estado, a través de la Procuraduría Estatal del Medio Ambiente (PMA), de la nada hayan surgido supuestas asociaciones ambientalistas que se desgarran las vestiduras por el cuidado de los animales, cuando en más de 30 años que lleva fundado el centro recreativo, no se les había visto por ningún lado haciendo labor en pro de la vida marina.

Más sospechoso es que los representantes de dichas asociaciones no se hayan percatado de ninguna anomalía, cuando el Aquarium era acuario y lo administraba un grupo de diez empresarios, a quienes se les pasó dar a conocer ante la opinión pública la muerte de un manatí por una supuesta negligencia.

Organizaciones como Earth Mission o la Asociación Veracruzana para la Concientización Ambiental hicieron mutis y no denunciaron el hecho, hasta que el gobierno estatal dio a conocer la muerte del mamífero.

Ahora que el Aquarium del Puerto de Veracruz, forma parte de la administración estatal, lo que significa presupuesto, a los animales marinos y también a los terrestres, les salieron muchos defensores que antes no existían o al menos no se conocían.

Es el caso por ejemplo del representante de la asociación Earth Mission, Sergio González, a quien incluso en un audio filtrado a los medios de comunicación se le escucha exigir equipo y recursos, a cambio de apoyar el cambio de administración del acuario.

No obstante, de acuerdo con información que circula en medios, su organización carece de facultades y permisos federales para el manejo y trato de la vida silvestre.

Pese a ello habría intentado presionar a las autoridades estatales en materia ambiental para recibir apoyos, exhibiendo algunas especies, que incluso no serían competencia del Aquarium.

Otro de los supuestos ambientalistas que se habría querido aprovechar del tema es el ex regidor de Veracruz José González Martínez, quien durante su gestión en el Ayuntamiento porteño hizo un nulo trabajo a favor del medio ambiente, pero hoy, ya sin cargo, aprovecha el mínimo pretexto para sacar raja política a favor de su padrino político Javier Herrera.

El ex edil ha retomado temas como la muerte de una ballena en las playas de Chachalacas para demeritar la actuación del personal del Aquarium, a pesar de que la PMA aclaró en días pasados que la atención se dio a tiempo al cetáceo, en apoyo a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), pero a pesar de los esfuerzos el animal no logró sobrevivir, debido a las heridas que presentaba.

Incluso se mostraron fotografías donde se observa al personal del Aquarium, brindando apoyo a la ballena, cuya muerte ya es analizada por investigadores de la Universidad Veracruzana.

González Martínez también se habría aprovechado de la muerte de un ave que fue llevada por una asociación al acuario, de la cual él mismo reconoció que su fallecimiento se debió a que ya llevaba problemas de origen.

La actuación que han tenido estas y otras asociaciones ponen en tela de duda la credibilidad con que se manejan y el objetivo para el cual supuestamente fueron creadas, ya que lejos de contribuir al cuidado de los animales y del medio ambiente, se aprovechan de estos temas para intentar obtener beneficios personales.

¿Acaso cuando el acuario estaba en manos de los empresarios, el cuidado de los animales estaba 100 por ciento garantizado? Ya se vio que no, con la muerte e incineración de un manatí.

¿Dónde estaban estas asociaciones ambientalistas desde que se fundó el acuario hace 30 años? Qué casualidad que surgen y se vuelven protagónicas cuando el Gobierno del Estado toma el control del Aquarium

¿Acaso en 30 años ningún animal murió y a partir de que hay cambio de administración, comienzan a presentarse los casos? Hay que recordar que a las playas de Veracruz han llegado tortugas, delfines y otras especies muertas desde hace varios años. @luisromero85


Comparte