En la mira

Comparte

Carnaval de sangre, porno, asaltos y quejas de reina Yerimua
Silverio Quevedo Elox
  Tal parece que los organizadores del carnaval sufrieron las secuelas de la pandemia, y quedaron entumidos y rebasados para regresar a los jarochos la llamada “fiesta más alegre del mundo” y en cambio, le devolvieron una celebración llena de problemas, descolorido, descoordinación, pero lo más lamentable, violencia, robos, atropellos e inseguridad para veracruzanos y visitantes.
 Al ayuntamiento porteño encabezado por la panista Patricia Lobeira de Yunes se le salió de control la fiesta, al grado que su consentida yotuber, la reina del Carnaval Yeri Mua, les reprochó la falta de seguridad para la corte real, las agresiones de las fuerzas del orden, y los disturbios que se presentaron.
 También hubo un desfogue de más y el calor subió de tono, en particular con una actriz porno, a quien se le ocurrió invitar por parte del Comité del Carnaval de Luis Antonio Pérez Fraga y la propia camaradería panista, dejando a un lado lo “mocho” y lo conservador de su especie, para darle, eso sí, paso libre a la fiesta de la carne, dando un espectáculo nada agradable a niños y familias que accedieron a los primeros desfiles.
 Pues bien, a esto hay que agregar los asaltos que acudieron al por mayor. Incluso el robo hizo estragos en una colega periodista del Corporativo Imagen del Golfo, a quien le sustrajeron de entre sus pertenencias un celular de uso personal, mientras cubría la transmisión del desfile por la mañana del domingo, y quien, profesionalmente, no dejó de hacerlo a pesar del incidente.
  «Debo decir que yo en el recorrido la pasé bomba, lo disfruté muchísimo y la pasé muy bien, pero en el momento del final hubo cosas turbias. Me enteré que le estaban echando gas pimienta a reporteros y a las personas que bajaban de los carros, no entendía lo que estaba pasando y en pocas palabras no hay seguridad».
 Insuficiente la seguridad en el Carnaval,  agregaría a manera de queja directa Yeri Mua, a quien le preocupó el grupo de invitados “influencers” que vinieron a acompañarla en su meteórico ascenso a la popularidad y que la llevó a ser la reina del Carnaval de Veracruz en esta nueva etapa post pandemia.
  Lo que deja mal parado al Pollo Pérez Fraga, a los Yunes y al Ayuntamiento en general es que la soberana de las fiestas haya exhibido a los organizadores al refrendar que tuvo seguridad y la necesaria al menos en su recorrido, pero de manera particular y gracias a que una empresaria que la patrocina se encargó de ello y no por parte del Comité:
«Sol fue la que pagó por la seguridad y no el gobierno, esta seguridad no es del gobierno, es de Sol. No puede ser que Sol ponga más seguridad que todo el Comité del Carnaval», esto en alusión a la empresaria e influencer Marisol León mejor conocida como Sol León.
  Contundentes las aseveraciones de Yeri mua y quien finalmente se convirtió en la reina, pues las versiones aseguran que fue promovida o la balanza fue inclinada hacia ella, porque los panistas pensaron que tendrían una enorme promoción por su actividad en redes sociales y garantizar así tenerla de su lado para “cuando haga falta” principalmente en tiempos electorales, pero el tiro parece que les salió por la culata.
LOS GORILAS DE COMERCIO DE DANIEL GALINDO
 Y por si fuera poco, personal de Comercio del ayuntamiento porteño provocó tremendo zafarrancho y propinó especial golpiza a un comerciante de manzanas acarameladas, a quien incluso durante el retiro de su área de ventas, como hicieron con otros vendedores, le fue arrancada parte de una oreja.
 La nota informativa que circuló este domingo señala: “Durante el segundo desfile del Carnaval un joven comerciante de manzanas señaló la pérdida de su oreja tras presunta agresión a quienes señalaron como autores a empleados de comercio del Ayuntamiento de Veracruz como los principales responsables.
Ángel Aron V., de 18 años se encontraba vendiendo manzanas con chamoy a la altura de Martí y el bulevar Manuel Ávila Camacho, cuando, de acuerdo a testimonios, trabajadores de comercio lo empujaron y tiraron sus cosas luego de que el joven no se quisiera retirar de la zona, la cual argumentaban era prohibida para vender.
Tras algunos golpes, y lo que el joven comerciante detalló como una mordida, éste perdió parte de su oreja”
En las gráficas se observa al joven cubierto en sangre producto de la caníbal y sanguinaria actitud de los empleados de Comercio del ayuntamiento porteño a cargo del priista Daniel Galindo.
 A esto hay que sumarle que tampoco hubo control en la reventa de las gradas cuando algunas alcanzaron el costo de 150 pesos, no obstante que oficialmente el precio oficial era de 100 pesos por un lugar para disfrutar del Carnaval de Veracruz 2022 lo que generó molestia entre la ciudadanía.
DE CARNAVAL FAMILIAR A PORNOGRAFICO
 Y esta molestia trasgredió los límites cuando el espectáculo mayor se lo llevó la actriz porno conocida como Luna Bella, quien encabezó un carro alegórico y ante la mirada de las madres de familia y familias completas que con niños y niñas disfrutaban el desfile de carros alegóricos pasó de las enormes figuras de dinosaurios y un gran dragón pasaron al lucimiento de las protuberancias al desnudo de la conocida Luna Bella, causando la molestia e incomodidad de los padres de familia que con niños acudieron a la fiesta popular y familiar en Veracruz puerto.
 Para rematar con broche de oro, la queja generalizada fueron los robos dentro y a la salida de las vallas del paseo.  Sin duda, que el carnaval jarocho no cumplió con las expectativas y les quedó grande el regreso post pandemia, si es a eso a lo que los organizadores pueden echarle la culpa.
 Ojalá que Pérez Fraga trate de enderezar el caballo si es que le queda tiempo lejos de presumir que en el puerto los eventos y actividades son gratuitas y no se cobran 2 mil pesos por entrar a los mismos como en Mazatlán. No compares Pollo!

Comparte