Toño Peraza / Columna sin nombre

Comparte

ColumnaSinNombre
@pablojair

TOÑO PERAZA

+ Cierran con un muertito, el fallido Carnaval yunista,
+ Denuncian golpiza al interior de anexo en Álamo Temapache.
+ El otro lado de la moneda de la refinería Dos Bocas.

Saldo blanco (con un muerto), ambiente familiar (como las cantinas en México)
y cero chichis (que seguramente nunca enseñó la actriz porno)
–Chopenjawer

¿Quién no conocía a Toño Peraza? Era el locutor más escuchado en Coatzacoalcos que estuvo por años al frente de espacios noticiosos.

Tenía una personalidad muy fuerte; así como podía saludar de la manera más atenta y afectuosa, también podía explotar mentando madres.

Alguna vez alguien me platicó una anécdota sobre que habían detenido a un violador y lo tenían en las celdas de la policía municipal, en el cuartel de Palma Sola; que hasta ahí llegó toda la flota periodística que cubre la nota roja y en lo que esperaban para la presentación del delincuente, Peraza le pidió chance al carcelero para que pudiera ver al detenido, a sabiendas de no le podían negar nada por la gran influencia que tenía. Cuál sería la sorpresa que Toño Peraza le puso una reverenda golpiza al violador hasta que fue sacado por órdenes del inspector de Policía.

–Es que, compañeros, no tiene madre– expresó indignado, palabras más, palabras menos, a los que estaban presentes.

José Antonio Peraza Sosa fue siempre un hombre polémico por la manera en que decía las cosas: directas, sin pelos en la lengua, en una época donde no existían las benditas redes sociales y los periodistas aguantaban la vara de los gajes del oficio. Era astucia, audacia pura.

Por su estilo, hasta llegaron policías a detenerlo en su estudio.

Fue muy sonado el «levantón» que le dieron por ahí del año 2000, en una época donde los secuestros y desapariciones express eran poco comunes. Peraza sería encontrado posteriormente golpeado y amenazado de muerte por la manera en que señalaba corrupción y abusos de la clase política.

Pero siguió haciendo lo que le gustaba, porque no se amedrentaba.

En corto, Peraza era todo un personaje que te contaba muchas historias y te hacía reír por la manera en que las narraba. Era muy querido entre la gente, especialmente entre las colonias populares de Coatzacoalcos, porque les abría los micrófonos para expresar sus quejas ciudadanas.

Debo confesar que alguna vez me molestó mucho cuando dio una noticia de un accidente donde estuvo presente un familiar, diciendo que los jóvenes venían drogados y borrachos, lo cual no fue totalmente cierto, pero ya trabajaba en medios y entendí que así era su forma de informar.

Al final, Peraza sabía ganarse a la gente y algo que llamó mucho la atención es que conectaba fácilmente con los chavos (algo que también hacía con mucha facilidad Don César, mi ex patrón). Cuando llegaba a grabar sus notas a OlmecaTV, se ponía a platicar con la banda y los morros estaban a las risas con sus ocurrencias.

Forjado en la vieja escuela del periodismo, Toño Peraza era muy dado a la improvisación con mente muy ágil: rara vez se apegaba a guiones y sus notas o spots los grababa al momento, con lo que se le viniera a la cabeza, con ese tono y estilo particular que le caracterizaba.

Quizás su mejor época fue en Radio Hit, donde un día le dijeron adiós cuando la estación se convirtió en parte de los medios que servirían para el proyecto político del grupo encabezado por el exalcalde Marcelo Montiel.

Fue a invitación de César Vázquez Chagoya que colaboraba y ayudaba como asesor al fallecido columnista y entonces director del diario Notisur de Coatzacoalcos, periódico que fundamos con Don César, José Luis Ortega Vidal, Isaak Ros, Rafael Anaya, Lázaro Rodríguez, Ely Aviña, Noemí García, Jorge Ceballos, y otros nombres que escapan a la memoria.

Cuando Don César y su servidor decidimos renunciar a Notisur para regresar a Xalapa (unos pedillos, diría el meme) quien nos habló para despedirse cariñosamente y decirnos que nos iba a extrañar mucho, que siempre tendríamos un amigo con él, fue precisamente Toño Peraza.

Este martes por la noche, su hija dio a conocer la lamentable noticia en redes sociales: “Con mucha tristeza lamento informarles que el día de hoy martes 05 de julio del presente, por la tarde en la ciudad de Mérida, Yucatán, mi padre el señor Jose Antonio Peraza Sosa ha emprendido el viaje eterno. Les agradecemos todas las muestras de cariño, oraciones y palabras de aliento, ante esta pérdida irreparable”.

Con él se va todo un libro de historia de la radio, del periodismo de la vieja guardia en Coatzacoalcos; se va todo un personaje que hizo y dejó escuela en muchos, pero sobre todo buenos recuerdos.

Descanse en paz, Don Toño, lo vamos a extrañar mucho.

NOTA PARA PEGAR EN EL REFRI: Y así cerró el fallido Carnaval yunista: con un muertito entre las gradas, algo que no había pasado antes, al menos no en tiempos recientes… Según datos, se trata de un turista poblano en el que no está claro cómo falleció, pues en un principio se dijo que tenía lesiones en el rostro y luego salieron a decir que se había ahogado en vómito… Como sea, un muerto es un muerto en las fiestas carnestolendas, que al final se vieron empañadas por la tragedia… Por cierto, nomás como dato: los que hablaron y siguen hablando mal del Carnaval de Veracruz fueron los invitados llamados “influencers”. Allá reclámenle a ellos, porque hasta los medios nacionales los retomaron.

OTRA NOTA: Circula en redes sociales un video con denuncia, donde se ve a una persona con los glúteos morados luego de presuntamente recibir una tabliza al interior de un anexo, el cual –señala el autor de la publicación– es administrado por un exfuncionario y periodista llamado José Abad… A continuación, el texto íntegro publicado el 4 de julio: «El ex funcionario PANISTA y COMUNICADOR JOSÉ ABAD es el encargado y responsable del tratamiento de los internados permite y autoriza la tortura como los toques eléctricos, tablasos al estilo delincuencial, incluso se utiliza los tambores de agua donde los sumergen hasta perder la respiración. Familiares de la persona que se aprecia en el video rescatan a su hijo que había sido internado donde le prometieron un trato humano y psicológico, sin utilizar la tortura pero su sorpresa fue lo contrario, al visitar a su hijo lo encontró en condiciones deplorables, literalmente temblando de miedo y donde le exigió a José Abad una explicación. Los hechos fueron el día de ayer 3/07/2022.- y quedaron denunciados ante la Fiscalía del Estado de Veracruz en Álamo Temapache, por los delitos que resulten. Otros casos afirman que, a las mujeres que son anexadas son violadas sexualmente e incluso hasta entre varones, también son obligados entre los mismos anexados golpearse y torturace esto como medida de castigo entre ellos mismos, así mismo las personas que no aguantan los abusos y tortura muere y no le informan la Fiscalía General del Estado de Veracruz e incluso cuando estuvo en la función pública en las administraciónes de Jorge Vera y Ricardo Serna José Abad utilizaba las influencias par trasladar a los muertos en las ambulancias del DIF municipal. Se le hace un llamado al señor Gobernador del Estado de Veracruz Cuitláhuac García Jiménez, a la presidenta municipal Lilia Arrieta a la Diputada Local Elizabeth Cervantes a la Diputada Bertha Espinoza al presidente Andrés Manuel López Obrador Comisión Estatal de Derechos Humanos Veracruz tomen cartas en el asunto en Álamo. Es urgente que las autoridades tomen el control del anexo y que se contrate personal capacitado para llevar una rehabilitación adecuadas y humanas, hoy en día es necesario y de mucha importancia que exista anexos pero con las medidas adecuadas y humanas”.

LA ÚLTIMA: Muy recomendable la crónica del periodista tabasqueño Ángel Vega (búsquelo en Feis) titulada “Paraíso después de la Refinería Olmeca: historia de la degradación de un pueblo”, donde retrata lo que no se ve de la región donde se construyó la refinería de Dos Bocas… Sólo como una muestra, este párrafo: “Desde que el ejército de 35 mil trabajadores (no todos mexicanos, y mucho menos tabasqueños, como prometió la 4T) hicieron su arribo a este apartado rincón a orillas del Golfo de México, proliferaron las cantinas, los bares de mala muerte, lo puntos de tiradero de drogas y las casas de prostitución. Se buscó la postura de las autoridades del Ayuntamiento, respecto al aumento de estos giros, y se les preguntó si tienen un padrón actualizado y cumplen con las regulaciones. Sin embargo, el silencio fue la única respuesta por parte de los funcionarios”… En verdad, cuando tenga tiempo, lea lo que es una historia común en los lugares petroleros y excelentemente narrada por el también escritor.


Comparte