Hora cero

Comparte

Nahle en Veracruz

Luis Alberto Romero

La secretaria de Energía del gobierno federal, Rocío Nahle García, inició un recorrido por diferentes ciudades veracruzanas.

No falta quien ubique esos recorridos, al igual que los espectaculares de apoyo a la senadora con licencia, en el marco de la sucesión estatal, dado que Nahle es una de las principales cartas de Morena para la candidatura a la gubernatura del Estado.

Parece que doña Rocío ya inició su campaña para relevar a Cuitláhuac García; lo hace, sin embargo, sin cuidar las formas: los espectaculares en los que “el pueblo” agradece la construcción de la refinería de Dos Bocas podrían interpretarse como actos anticipados, dado que evidentemente buscan capitalizar la obra de gobierno para efectos de promoción de un actor político.

Es como si de la noche a la mañana colocaran anuncios espectaculares en los que los beneficiarios de programas sociales agradecieran la entrega de éstos al delegado Manuel Huerta, por ser quien encabeza en Veracruz la Secretaría de Bienestar; o como si los alumnos y padres de familia de las escuelas públicas de la entidad, que han recibido recursos para rehabilitación  o mantenimiento, reconocieran su trabajo al secretario de Educación, Zenyazen Escobar.

O como si un determinado grupo social beneficiado por la aprobación de una ley en la entidad, aplaudiera con espectaculares el desempeño del diputado Juan Javier Gómez Cazarín.

Nahle debería tener cuidado de no dar motivos a la oposición para recurrir a una impugnación que la saque de la contienda de forma prematura.

El pasado sábado, por cierto, la titular de la Sener se reunió con el gobernador Cuitláhuac García, a quien acompañó a un evento con directores de los tecnológicos de la entidad.

En la cabecera de la mesa, junto a Nahle, el secretario de Gobierno, Eric Cisneros; junto al gobernador, el de Educación, Zenyazen Escobar. Podríamos decir que en esa mesa estaban tres aspirantes a suceder al actual ejecutivo estatal.

Por otro lado, la disputa por las posiciones al interior de Morena no sólo se centra en la gubernatura; también en las candidaturas al Senado; por ello veremos en las próximas semanas una mayor actividad de los aspirantes a cargos de elección popular. Aunque 2024 parezca lejano, en poco más de un año deberán estar perfilados los candidatos.

Tomando en cuenta los resultados de los últimos dos procesos electorales, 2018 y 2021, y las encuestas que se han difundido de forma reciente, parece que a los aspirantes de la 4T les será más difícil lograr la postulación que ganar la elección constitucional de 2024, dado que el Movimiento aparece como claro puntero en las preferencias ciudadanas, de tal manera que sin importar si la candidatura es para Nahle, Huerta, Zenyazen, Gutiérrez, Cisneros o Ahued, Morena está en la antesala de un segundo periodo en Palacio de Gobierno.

La oposición, en ese contexto, no enfrenta como principal adversario a ninguno de los aspirantes mencionados, sino a una marca perfectamente posicionada, que es Morena, y a su más importante activo, el presidente López Obrador. @luisromero85


Comparte