Desde el café

Comparte

Un Fiscal a modo pero con dos gramos de cerebro

Bernardo Gutiérrez Parra

Por malo que haya sido como Fiscal, con Jorge Winckler Ortiz se cometió una injusta marranada cuando los diputados de Morena en contubernio con el gobernador Cuitláhuac García y el secretario de Gobierno Eric Cisneros, lo echaron de la Fiscalía.

El 3 de septiembre del 2019 Winckler acababa de salir de una reunión con empresarios cuando le avisaron por el celular que ya no era Fiscal, que en ese momento le quitaban a los elementos que tenía asignados para su seguridad así como la camioneta en la que se desplazaba “y que Dios te ayude, compadre”.

Literal lector, lo dejaron desprotegido y a media calle.

Más tarde envió un tuit donde descalifica su destitución: “Es a todas luces ilegal, violatoria de la Constitución de Veracruz, así como de la Ley Orgánica de la Fiscalía. Asimismo, viola una Suspensión Definitiva vigente, que prohíbe destituir al Fiscal General a través de mecanismos no contemplados en la ley al momento de su designación. Además de una arbitrariedad, constituye un delito federal”.

Pero el palo ya estaba dado.

Para darle un barniz de legalidad al atropello, el Congreso nombró como encargada del despacho (y después ratificó como Fiscal) a la hasta entonces desconocida Verónica Hernández Giadáns, una abogada de medio pelo que no cubre el perfil y ha dado sobradas muestras de su ineficiencia. Pero ese es otro cantar.

La nota es que Jorge Winckler puede regresar a ocupar su lugar en la Fiscalía y deberán pagarle sus emolumentos, prestaciones y seguridad social desde que lo destituyeron hasta hoy.

Este día (jueves 14 de julio) los Magistrados del Segundo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Séptimo Circuito del Consejo de la Judicatura, analizarán la posibilidad de restituirlo y puedes apostar lector a que así será.

La bronca es que quién sabe si regrese porque tiene dos órdenes de aprehensión por privación ilegal de la libertad, desaparición forzada, tortura y secuestro y además está prófugo.

Lo interesante es lo que va a pasar en la Fiscalía.

Si en un plazo perentorio Jorge Winckler no reasume su cargo, se declarará acéfala la Fiscalía. Es decir, ni Jorge tomará posesión ni la Fiscal Verónica Hernández seguirá en el puesto. ¿Por qué? Porque su nombramiento fue ilegal. Así como la destitución de Winckler fue un acto inconstitucional, así lo fue el nombramiento de la señora Hernández Giadáns.

Lo que probablemente suceda es que el Congreso local emita una convocatoria para nombrar a un nuevo Fiscal.

Un amigo me dijo que tiene curiosidad por saber si Verónica Hernández se apuntará como aspirante al cargo que actualmente ocupa. Pero no lo creo.

Salvo tu mejor opinión lector, pienso que tanto Cuitláhuac García como Eric Cisneros aprovecharán la coyuntura para darle las gracias y cantarle Las Golondrinas. Las pifias cometidas por la funcionaria le han pegado muy feo a los dos, por lo que bajo ningún concepto la querrán más tiempo en la Fiscalía.

¿Qué va a pasar? Un analista político me dio su versión. Me dijo que no cree que Jorge Winckler retome el cargo “aunque habrá que esperar, podrá haber tenido sus yerros como Fiscal (aunque infinitamente menos que Verónica) pero es un excelente litigante. Si la resolución es a su favor veremos cómo se mueve en los próximos días o semanas”.

Y en cuanto al nuevo Fiscal vaticinó: “Será una persona a modo escogida desde arriba, aunque se buscará que tenga dos gramos de cerebro. A nadie conviene otro Fiscal inepto, incapaz e incompetente que haga tarugadas. Porque para tarugadas, con las que comete el señor gobernador casi todos los días nos sobra y nos basta”.

bernardogup@hotmail.com


Comparte