Comparte

El gobernador Cuitláhuac García sintió como una mentada de madre la comparación con el ex gobernador Javier Duarte.

Y es que el ex mandatario veracruzano, preso en el Reclusorio Norte, ni siquiera pudo concluir su periodo por las acusaciones por presunta corrupción; por los señalamientos relacionados con la inseguridad y la violencia durante su administración; y por haber disparado la deuda pública hasta niveles nunca antes vistos.

Por eso le caló tanto a don Cuitláhuac que le compararan con un personaje impresentable. A eso se debe su reacción; como si hubiera dicho: espérense tantito, hay niveles.


Comparte