Hora cero

Comparte

Duarte, MC, Cuitláhuac y la deuda de Veracruz

Luis Alberto Romero

El gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García, se ofendió; puso el grito en el cielo luego de que el dirigente estatal del Movimiento Ciudadano, Sergio Gil, señalara que el actual ejecutivo pasará a la historia de Veracruz como uno de los peores mandatarios de la entidad, debido a la enorme deuda que, apuntó, registra la administración.

Gil Rullán comparó a García Jiménez con el ex gobernador Javier Duarte.

“Que respeten –dijo el gobernador– ¿cómo es eso de compararme con Duarte? No se vale, que no ofendan,  no manches, eso de compararme con Duarte… yo no me llevo así… no se manchen, no hagan esas comparaciones”.

Al margen de la jerga casi adolescente de García Jiménez, es evidente que la comparación de Gil Rullán no le causó gracia al inquilino de Palacio de Gobierno, quien así respondió a la declaración del dirigente del MC, fiel seguidor del senador Dante Delgado, quien denunció que el actual ejecutivo había endeudado a Veracruz hasta el año 2040.

Sergio Gil expuso que cada hogar veracruzano tiene ahora una deuda de 16 mil 700 pesos y que Cuitláhuac García pasará a la historia como “uno de los peores gobernadores de Veracruz, pues hasta hoy, la deuda registrada en su administración es de 47 mil millones de pesos”.

Agregó el del MC: “Cuitláhuac es el nuevo Duarte”, y explicó que entre el primer y segundo año, el gobierno estatal veracruzano contrajo una deuda de 41 mil 100 millones de pesos, 6 mil 300 millones de pesos más que el ex gobernador preso en el Reclusorio Norte.

Denunció también que el Congreso local aprobó durante 2019 y 2020 una deuda por 21 mil 300 y 19 mil 800 millones de pesos, respectivamente; y que a la fecha, la administración estatal suma 22 financiamientos privados; es decir, 22 créditos que no se justifican, pues no hubo ni reactivación económica ni generación de empleos, no apoyos a los emprendedores. De hecho, agregó el dirigente partidista, durante la pandemia, más de 90 mil empresas veracruzanas bajaron la cortina.

El gobernador puede tener razón en su molestia; las comparaciones son odiosas; sobre todo porque le ponen en el mismo piso que a uno de los ex mandatarios veracruzanos peor evaluados; recordemos que Javier Duarte salió huyendo de la entidad en medio de fuertes señalamientos por corrupción; que los resultados en materia de seguridad pública eran lamentables; que la pobreza crecía como nunca; que había acusaciones por actos de represión –como la agresión contra jubilados–; que se simulaba la búsqueda de personas desaparecidas; y que la deuda pública alcanzaba niveles históricos

Cierto: en ninguno de esos rubros hay un avance significativo en Veracruz, pero de eso a comparar a Cuitláhuac García con Javier Duarte parecería una exageración.

El actual ejecutivo, por cierto, respondió que el líder nacional del MC, Dante Delgado, no dijo ni esta boca es mía cuando Duarte estaba en funciones, hipotecaba al estado y cometía toda clase de excesos; y adelantó que pedirá al titular de la Secretaría de Finanzas, José Luis Lima, que explique cómo va el tema de la deuda heredada, pero sería mucho más sano que exponga si la deuda de Veracruz se ha incrementado en los últimos 3 años y medio; si este gobierno ha recurrido a nuevos créditos; y, en su caso, a cuánto ascienden éstos. @luisromero85


Comparte