Mesa de redacción

Comparte

El caso Winckler

Enrique Yasser Pompeyo

Para los panistas y otros personajes queda claro que la detención del ex fiscal general del estado, Jorge Winckler Ortiz, es un tema de persecución política.

Como lo informaron los medios de comunicación, la aprehensión fue en Puerto Escondido, Oaxaca para luego ser trasladado al penal de Pacho Viejo, Coatepec.

La dirigencia estatal del PAN, así como algunos diputados locales y federales exigen al Gobierno de Veracruz llevar a cabo un proceso conforme a Derecho, así como un trato justo y digno apegado a la Constitución, las leyes y los Tratados Internacionales.

Sin embargo, como ya se vio en otros casos de políticos de oposición detenidos, algunos continúan encarcelados, a pesar de las denuncias por irregularidades en los procesos.

Se recuerda los casos de Rogelio Franco Castán, Tito Delfín Cano, Bernardo Segura Molina y José Manuel del Río Virgen, hoy libre.

Todos ellos, personajes incómodos para el Gobierno.

Como lo han denunciado no sólo dirigentes partidistas y políticos, sino también varios abogados, hay muchísimos casos más que dan cuenta de las detenciones arbitrarias e ilegales por parte de la Fiscalía General del Estado.

Para el Partido Acción Nacional y otros sectores de la sociedad, este Gobierno se ha caracterizado por tener más casos de persecución política que logros para las y los veracruzanos.

En el caso de Jorge Winckler Ortiz, se recordará que ejerció en su encargo del 30 de diciembre de 2016 al 3 de septiembre de 2019, “cuando fue destituido de manera ilegal, arbitraria y sin apego a Derecho”.

Lo anterior, mediante un acuerdo de la Junta de Coordinación Política del Congreso del Estado, que fue avalado por la Diputación Permanente, pues el Congreso Local se encontraba en receso. Su periodo culminaba, de acuerdo con la Constitución del Estado, en el año 2025.

En un desplegado, los panistas señalan que este procedimiento, “a todas luces ilegal”, fue aprobado por la mayoría de la bancada de Morena, “violando” lo dispuesto por los artículos 33 y 67 de la Constitución Política del Estado de Veracruz.

Los diputados de Morena, se lee en el documento, realizaron este procedimiento con una figura que no existe en el ordenamiento constitucional y legal del Estado de Veracruz.

“Se trató de una falsa `destitución temporal´ por una supuesta falta de acreditación y certificación que requieren los cuerpos de seguridad, aunado a que la separación del cargo del Fiscal General del Estado se ejecutó como consecuencia de una medida cautelar que no se encuentra fundamentada jurídicamente”.

También se indica que el artículo 77 de la Constitución Local establece que diversos servidores públicos, entre los que se encuentra el Fiscal General del Estado, únicamente podrán ser destituidos mediante juicio político, lo cual nunca ocurrió en el caso del ex fiscal ahora detenido.

Como en otros casos similares, se legalizaría su detención y luego se le dictaría la vinculación a proceso. Ya se verá cómo procede su defensa y cuáles serán las pruebas que aporten.

enriquepompeyo@hotmail.com


Comparte