Hora cero

Comparte

La sonrisa de Winckler

Luis Alberto Romero

Flavino Ríos Alvarado, ex gobernador interino de Veracruz; Gina Domínguez, ex coordinadora de Comunicación Social; Juan Antonio Nemi Dib, ex secretario de Salud; Arturo Bermúdez Zurita, ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública; Luis Ángel Bravo Contreras, ex fiscal General del Estado; Mauricio Audirac, ex secretario de Finanzas; y Francisco Valencia, ex director de la Comisión Estatal del Agua. La lista de funcionarios de la administración de Javier Duarte que fueron detenidos durante el gobierno de Miguel Ángel Yunes y, por consiguiente, durante la etapa de Jorge Winckler en la Fiscalía, es larga.

Todos ellos fueron acusados por diferentes delitos, perseguidos, y encarcelados en Pacho Viejo; y todos, tarde o temprano, recobraron su libertad al terminar la administración yunista o al iniciar el actual gobierno del Estado.

El gobierno de Javier Duarte terminó de forma escandalosa antes de que concluyera el periodo para el que fue electo; a partir de la llegada de Yunes Linares, varios ex funcionarios de dicho gabinete sufrieron una persecución impresionante y se convirtieron en prófugos por algún tiempo.

El fiscal que encabezó esa persecución judicial contra los duartistas, Jorge Winckler Ortiz, hoy está preso y vive el mismo infierno que enfrentaron los detenidos durante el yunismo.

Casi tres años fue Winckler prófugo de la justicia, hasta que este lunes fue capturado en Oaxaca por fuerzas federales.

De inmediato se le trasladó al penal de Pacho Viejo, donde le fue dictada la prisión preventiva que por al menos un año le mantendrá tras las rejas.

El ex fiscal, al igual que todos aquellos ex funcionarios duartistas que detuvo durante los dos años y medio que encabezó la FGE, fue exhibido por los medios e incluso por el gobernador Cuitláhuac García, quien a través de un video difundido por redes sociales criticó los resultados de la anterior administración en materia de procuración de justicia y aseguró que hubo un uso político de la misma.

El ejecutivo veracruzano apuntó que durante el periodo de Jorge Winckler al frente de la Fiscalía, el ente negociaba con delincuentes para no proceder. A ello se debe, indicó, el aumento en la incidencia del homicidio doloso, del secuestro y del feminicidio.

El gobernador se refirió a la presunta corrupción que prevaleció durante esa etapa de la Fiscalía; dijo que durante la gestión del ex fiscal se escondieron carpetas de investigación contra homicidas y secuestradores; es decir, que se negociaba con delincuentes para no proceder.

A esas negociaciones atribuyó el ejecutivo veracruzano el hecho de que la Fiscalía dejara a la nueva administración “carpetas endebles”.

Hay que recordar que durante la etapa de Winckler al frente de la Fiscalía, el ente procurador de justicia encarceló a más de media docena de ex funcionarios veracruzanos de primer nivel; pero todos ellos terminaron por recuperar la libertad. De ese sexenio, sólo el ex gobernador Javier Duarte se mantiene en prisión y no es por la fiscalía veracruzana, sino por la instancia federal.

Paradójico, pero de perseguidor, Winckler pasó a perseguido, a prófugo; como fiscal encarceló a cientos de personas, no sólo a ex funcionarios, y hoy es él quien se encuentra preso en la misma cárcel donde recluyó a los duartistas acusados por meterle mano al erario; de tal manera que terminó por correr la misma suerte que el ex secretario de Gobierno, Rogelio Franco, quien lleva más de 16 meses privado de su libertad; o que Bernardo Segura, ex subsecretario de Finanzas, detenido en octubre de 2019.

Uno de los detenidos por el ex fiscal fue Flavino Ríos, ex gobernador interino, quien por la noche del lunes, una vez que se difundió la captura, emitió un mensaje por redes sociales, en el que dijo “quiero ver si Wincler (sic) mantendrá la sonrisa en las audiencias en Pacho Viejo, como cuando fabricaba delitos”. @luisromero85


Comparte