Plaza Ankara debió ser un complejo deportivo; vecinos se dicen engañados

Comparte

Juan David Castilla

Vecinos del fraccionamiento Vergel, ubicado en esta ciudad de Xalapa, denunciaron que están siendo severamente afectados por la operación de la plaza comercial Ankara.

La construcción del recinto comercial inició hace tres años. Previo a esto, los dueños y encargados del proyecto recabaron firmas de los habitantes, bajo el argumento de que sería edificado un complejo deportivo con canchas y hasta una alberca.

Sin embargo, la gente se dijo engañada, pues cuando se llevaba a cabo la obra se percataron de que se trataba de una plaza comercial.

Los habitantes han protestado y han externado su inconformidad en diversos medios de comunicación. Incluso, el pasado 17 de junio, un grupo de personas se manifestó y bloqueó el bulevar Europa, para exigir al ayuntamiento que impidiera las obras de ampliación del sitio mencionado.

“En comentarios nos dicen: por qué no se opusieron desde el principio. Pero no sabíamos o no pensábamos que nos fuera a traer tantos problemas. La plaza se hizo en un terreno que era residencial, las únicas plazas proyectadas eran plaza Calabria y después Ciudad Central, pero ninguna de esas dos están tan cerca de los vecinos”, expresaron.

Indicaron que los dueños de la plaza Ankara compraron casi 20 terrenos y a finales de la administración de Américo Zúñiga Martínez se autorizó el cambio de uso de suelo, pasando de residencial a comercial.

“Terminó la administración de Américo y también a mediados o finales de la administración de Hipólito Rodríguez se comenzó la construcción. Los vecinos tuvimos que soportar los ruidos, pero era soportable, ellos trabajaban de ocho de la mañana a seis de la tarde”, añadieron.

Sin embargo, acusaron que el problema empezó tras la apertura de los restaurantes más grandes, como “Domu” y “Madison”, sobre todo por la falta de cajones de estacionamiento, pues la plaza solo cuenta con 60.

“Son insuficientes los cajones de estacionamiento para una plaza de ese tamaño. Al principio se estacionaban alrededor de las calles Cereza, Frambuesa, Zarzamora, Milán y sobre el bulevar Europa. Cuando abrió el Domu la afluencia subió pero era controlable, pero el problema fue cuando se inauguraron el Madison y el restaurante Las Brasas”, agregaron.

Los vecinos se reunieron con el alcalde Ricardo Ahued Bardahuil, quien les refrendó su apoyo y garantizó que los intereses de los empresarios no se antepondrían a los suyos.

El proyecto de la plaza comercial Ankara contemplaba sólo la construcción de dos plantas, pero los dueños edificaron otro piso.

“El tercer piso se hizo nada más porque el dueño así lo quiso. El Alcalde nos dijo: no se preocupen, la terraza no se va a abrir porque no está proyectado. En la segunda reunión con él (Alcalde), nos volvió a decir lo mismo y nos dejó con los directores de cada área que compete (Comercio, Desarrollo Urbano, Medio Ambiente). Expusimos nuestras quejas como demasiados coches, que invaden a veces nuestros portones, nuestro garage, la basura, el Domu abrió una puerta hacia la calle Frambuesa y ahí entran los empleados, los proveedores, a una casa le tapan el estacionamiento”, afirmaron.

INSEGURIDAD

También ha aumentado la inseguridad en la zona por la presencia de un mayor número de personas ajenas al fraccionamiento mencionado. Hace 15 días, intentaron ingresar a la casa de un vecino de la calle Frambuesa, la policía llegó pero nadie fue detenido.

En una tercera reunión, donde ya no se permitió la presencia de la prensa, los afectados comentaron que el Presidente Municipal cambió su postura e hizo comentarios a favor de los empresarios de la plaza citada.

“Nosotros le decíamos que queríamos ver la lista de firmas de los vecinos que avalaron el centro deportivo. Incluso se metió un oficio para pedir esa información, que no se ha proporcionado. Nos dijo: aquí está el dueño de la plaza Rafael Ferez y su familia, que son tres hijos, que tenían voluntad de hacer las cosas, que él era amigo del señor Ferez, que se conocían desde chicos, que habían sido comerciantes jóvenes. Ahí fue cuando nosotros nos empezamos a preocupar”, mencionaron.

Las demandas ciudadanas serían atendidas presuntamente entre 15 y 30 días; sin embargo, ya pasó un mes y hasta el momento no se ha cumplido. Solo se solucionó “a medias” el problema por la falta de estacionamiento, mediante la renta de un terreno en las inmediaciones.

“Hay muy pocos cambios. Con mucha corrupción se hizo el cambio de uso de suelo, se hizo una plaza, están operando como si nada, está en revisión la parte de la terraza para que la abran, cuando ni siquiera se han resuelto los problemas del primero y segundo piso, y ellos ya quieren abrir el tercero, estamos muy molestos, esperando que el ayuntamiento nos resuelva”, remataron los vecinos.


Comparte