Distrito minero en Veracruz carece de Manifestación de Impacto Ambiental

Comparte

Juan David Castilla

En los municipios de Actopan y Alto Lucero, ubicados en la zona costera central de Veracruz, están vigentes 24 concesiones que forman un distrito de minería “tóxica”.

Diversas organizaciones ambientalistas demandaron a las autoridades de esta materia que se proceda para garantizar la conservación de los recursos naturales pese a dichos proyectos que han sido polémicos por el daño ecológico que representan.

El pasado viernes 12 de agosto, los activistas entregaron una solicitud en la delegación federal en Veracruz de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Lo anterior, para que la dependencia federal someta el proyecto “Explotación mediante barrenación a diamante Caballo Blanco”, presentado el pasado 20 de julio vía informes preventivos y cuyo trámite se encuentra actualmente suspendido, al Procedimiento de Evaluación de Impacto Ambiental (PEIA) y que analice de forma integral, holística y con la mejor información científica disponible el proyecto minero en los municipios mencionados.

“El PEIA es una de las garantías del derecho al medio ambiente sano y es la herramienta por excelencia en México para identificar y mitigar los impactos ambientales que proyectos, obras, actividades o industrias puedan tener en los ecosistemas”, enfatizan.

Sostienen que es responsabilidad de las autoridades competentes realizar un análisis integral del proyecto, plan o programa sometido a su autorización de acuerdo con su naturaleza, objetivos, características, distribución espacial de obras y actividades principales, de servicios y asociadas.

“Asimismo, debe garantizar el acceso a la información y a la participación en la toma de decisiones ambientales de los pueblos y comunidades que se verán afectadas por dichas actividades, según lo ha determinado la Suprema Corte de Justicia de la Nación”, insisten.

Hasta la fecha, se advierten por lo menos 17 proyectos mineros sometidos ante Semarnat, ya sea vía informes preventivos o Manifestaciones de Impacto Ambiental (MIA), y todas las exploraciones han sido aprobadas.

Además, han sido presentados, al menos, dos proyectos de explotación minera: uno fue retirado por la promovente y el otro fue desechado porque no se presentó la información adicional solicitada por esa autoridad.

Desde el año 2010, los municipios de Actopan y Alto Lucero, en el estado de Veracruz, en donde se encuentran 24 concesiones que conforman un distrito minero, han sido objeto de exploración minera.

El esquema establecido por la vigente NOM-120-SEMARNAT-2020 —desde noviembre de 2020— ratifica que corresponde a la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (LGEEPA) y a su Reglamento indicar las obras y actividades que se encuentran sujetas a autorización en materia de impacto ambiental y no a una Norma Oficial Mexicana, por lo que se eliminó la disposición de presentar un informe preventivo.

La intención de la Semarnat al modificar esta NOM, fue evitar la constante práctica de someter los proyectos de exploración minera a un mero instrumento informativo como es el informe preventivo, en lugar de a un verdadero proceso de análisis y evaluación integral como es el PEIA.

“Desafortunadamente, no han sido evaluados en su totalidad los impactos de 12 años de exploración minera en los municipios de Actopan y Alto Lucero y durante este tiempo se ha permitido la autorización fragmentada del proyecto minero”.

Algunas de las asociaciones civiles firmantes son: Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda), 
Colectiva Cambiémosla Ya, Comité de Cuenca del Río Sedeño, Consejo Regional del Café de Coatepec, Consejo Maseual Altepetajpianij y Desarrollo Sustentable Del Río Sedeño.


Comparte