Mesa de redacción

Comparte

Obra faraónica jarocha

Enrique Yasser Pompeyo

La construcción de la llamada Torre “Orgullo Veracruzano” (¿a quién les recuerda?) por parte del Gobierno del Estado divide opiniones, pero también genera suspicacias.

Mientras en la entidad hay un sinfín de necesidades como falta de medicamentos, mejores carreteras o más hospitales, las autoridades estatales prefieren darle prioridad a lo que no lo tiene.

Llama la atención que se haga esta obra, la cual tendrá un costo de casi 100 millones de pesos, a menos de 30 meses para que concluya la actual administración estatal.

Más allá de las diferentes justificaciones que han intentado dar los funcionarios estatales, el proyecto genera opiniones encontradas, ya que, además de su construcción, falta el equipamiento de mobiliario, equipo de cómputo, telefonía, internet, seguramente contará con cámaras de videovigilancia y demás sistemas modernos, así como de última tecnología.

Parecería que a quien se le ocurrió esta idea, no le importó en lo que tanto ha insistido el presidente Andrés Manuel López Obrador, aplicar la austeridad.

Aquí, más bien, es todo lo contrario, pueblo pobre, gobierno rico. La obra contará con diez niveles, incluirá sótano y un amplio estacionamiento.

¿Cuál es el beneficio para el ciudadano común y corriente que no trabaja en algún área de gobierno de las que vayan a trasladarse hasta allá? Justificaciones no faltarán.

¿Ese edificio es más importante que un hospital, que un centro de salud?

¿Acaso la torre era más urgente que comprar medicamentos oncológicos para niños enfermos de cáncer?

En esa obra faraónica, la austeridad no se ve por ningún lado; pero también queda claro cuáles son las prioridades de las autoridades estatales y no son las necesidades más apremiantes de las familias veracruzanas.

enriquepompeyo@hotmail.com


Comparte