Dos Bocas y el Waterloo / Bitácora política

Comparte

La construcción más cara una la Refinería que no refina

 Se ha elevado su costo a 14 mil 605 millones de dólares

Uno de los proyectos favoritos del presidente no ha funcionado aún

Por Miguel Angel Cristiani Gonzalez

La famosa batalla de Waterloo, la derrota decisiva de napoleón el 18 de junio de 1815, puso fin al breve sueño de Napoleón Bonaparte de restaurar su poder y apoderarse de Europa una vez más.

Para la secretaria de Energía, Rocío Nahle la construcción de la refinería de Dos Bocas en el vecino estado de Tabasco, al parecer se ha convertido en su Waterloo.

La confianza de estar a cargo de uno de los principales y favoritos proyectos de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, la llevó a pensar en que podría ser la primera mujer no veracruzana que el año entrante apareciera en las boletas electorales para ganar la elección por el partido de la Cuatro T.

Pero una serie de acontecimientos indican que la refinería, que no refina petróleo, se convertirá en su Waterloo, que al igual que a Napoleón le impedirá llegar a gobernar Veracruz.

El principal problema es que el costo de la construcción de la refinería de Dos Bocas, se ha convertido en un barril sin fondo, por el que se han ido 15 mil millones de dólares, que multiplicados por 20 dan un titipuchal de dinero, que hasta la fecha no ha dado resultados.

Así como la otra obra cumbre de la Cuatro T, el aeropuerto Felipe Ángeles no tiene vuelos y es un gigantesco elefante blanco, que también costó miles de millones de pesos y no ha funcionados.

La llamada refinería de Dos Bocas, tampoco ha refinado hasta el día de hoy ni un solo litro de gasolina.

La construcción del aeropuerto Felipe Ángeles fue encargada al ejército, para que los ingenieros militares la construyeran.

La construcción de la refinería de Dos Bocas fue encargada a la secretaria de Energía, Rocío Nahle, pero por distintos problemas técnicos, no se pudo echar a andar como se había prometido, siendo inaugurada por el Presidente, pero sin funcionar aún.

Hace unos días, el pasado 10 de agosto, el Consejo de Administración de Petróleos Mexicanos (Pemex) autorizó en los acuerdos CA-091/2022 al CA-092/2022, montos extraordinarios para la construcción y puesta en marcha de la refinería Olmeca que se construye en Dos Bocas, Tabasco.

En el tercer punto de la sesión extraordinaria se aprobó el cambio en el monto y alcance de la obra, debido a cambios en las “premisas presentadas en el Informe sobre la Refinería Olmeca”.

El consejo aprobó dos partidas extras, una por 5 mil 617 millones de dólares y otra por 853 millones 280 mil dólares para la puesta en operación de la planta.

Además, se instruyó a la compañía a que proveer los recursos materiales y humanos necesarios para la puesta en operación, incluyendo catalizadores y reactivos.

El monto se suma a los 8 mil 900 millones de dólares que fueron aprobados por el consejo en 2020, pero que fue subiendo sin autorización expresa de esa autoridad.

Además, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, autorizó la transferencia de 22 mil 500 millones de pesos a la filial de Petróleos Mexicanos, PTI, para cumplir con el pago del Impuesto al Valor Agregado (IVA) de los contratos de construcción, pues este rubro no estaba presupuestado.

El nuevo costo oficial estimado de la refinería, uno de los proyectos más emblemáticos del presidente y con el que busca lograr su meta de que México sea autosuficiente en producción de combustibles, se ha elevado a 14 mil 605 millones de dólares.

Eso, sin hablar de las contrataciones de esos miles de millones de pesos, que han sido otorgadas a empresas relacionadas con amigos y familiares, por lo que todo eso ha venido dando al traste a las aspiraciones de quien aspira a ser la próxima gobernadora de Veracruz.


Comparte