Comparte

Las protestas por el caos vial que se registra en Xalapa, como consecuencia de las obras del ayuntamiento local han comenzado a intensificarse.

Todos los días, las redes sociales consignan quejas de automovilistas, por el desmedido aumento en los tiempos de traslado, lo que repercute en un mayor gasto de combustible. Mientras eso ocurre, parece que el alcalde Ricardo Ahued comienza a desesperarse por la lentitud con que trabajan las constructoras; de ahí la advertencia que lanzó este viernes, en el sentido de que habrá consecuencias para las empresas que no terminen las obras a tiempo.


Comparte